Cómo controlar hijas adolescentes rebeldes

20
Ha sido de ayuda

Ser un adolescente puede ser una época confusa y difícil para muchos. Durante este tiempo, los cuerpos de las niñas están cambiando y madurando. Las niñas también están tratando de averiguar lo que realmente son, lo que puede implicar la experimentación con diferentes aficiones y estilos de vestir. Es normal que los adolescentes quieran más privacidad e independencia de sus padres, pero puede ser difícil cuando tu hija resulta ser una rebelde. Mientras que cada chica es diferente, es importante manejar sus asuntos con dignidad y respeto.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Necesitarás

Otras personas están leyendo

Paso 1

Hazle saber a tu hija que la amas. Si bien esto puede parecer simple, es importante para los adolescentes rebeldes oírlo. A veces la sensación de ser inaceptables para los padres hace que las adolescentes se vuelven rebeldes.

Paso 2

Aléjate un poco. Si estás siendo demasiado controlador, esto puede provocar que sea rebele y que sientas que has perdido el control. Deja que experimente con diferentes tipos de peinados y ropa sin ser demasiado crítico.

Paso 3

Establece límites con tu hija. Si tu hija siente que las reglas son demasiado duras, ella puede comenzar a alejarse. Negocia reglas, como la hora de llegada, con ella. Al establecer límites, es importante que tu hija sepa las consecuencias de romper las reglas con anticipación y que en realidad seguirás adelante con su ejecución.

Paso 4

Permanece atento a los signos de advertencia de la depresión, como tristeza o pérdida de interés en actividades. Esta podría ser una de las causas de la ira, pérdida de la autoestima o rebelión. Ponte en contacto con el médico de tu hija para hablar sobre tus opciones si éste es el caso. El tratamiento puede ser algo que tu hija necesita para corregir su comportamiento.

Paso 5

Reconoce que algunas discusiones son normales y que cada adolescente es diferente. No compares a tu hija contigo mismo cuando eras adolescente, tus hermanos en la adolescencia, sus amigos o sus hermanos. Esto puede dañar aún más su autoestima y hacer que sienta como si no estuvieras escuchando realmente sus necesidades.

Paso 6

Escucha a tu hija cuando exprese sus deseos y necesidades. No la rechaces o digas que lo que está diciendo es infantil o estúpido. Escucha con una mente abierta y no la interrumpas cuando esté hablando.

Paso 7

Discute los problemas con los terapeutas y consejeros escolares si tu hija está aparentemente fuera de control. Ellos pueden ser capaces de hablar contigo acerca de su caso particular y de lo que se puede y debe hacer con tu hija. A veces mandar a tu hija a una escuela alternativa puede ser parte de la respuesta. Un consejero o terapeuta puede ayudarte a tomar esa decisión.

Paso 8

Envía a tu hija a un tratamiento si su rebelión ha sido el resultado de un trastorno en la alimentación, el consumo de drogas, una depresión mayor o el alcoholismo. Si bien esto no es en absoluto una solución rápida, puede ayudar a tu hija dramáticamente y darle las herramientas para seguir viviendo su vida.

Referencias

Lee este artículo

Comentarios

Más reciente