Cómo controlar los niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglicemia)

Escrito por rachel nall | Traducido por ehow contributor

Aprende a manejar de forma eficaz los niveles bajos de azúcar en la sangre, a aumentar tu energía y llevar una vida saludable.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Vegetales
  • Jugo de naranja o rodajas de naranja

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    La hipoglicemia es una condición de niveles extremos de azúcar en la sangre. Es posible que te sientas cansado todo el tiempo, de mal humor, lento, con hambre o, en condiciones extremas, que experimentes dolor o rigidez muscular, mareo, temblores en el cuerpo e incapacidad de procesar pensamientos con claridad... pero, ¡hay esperanzas! Esta guía te enseñará a cómo manejar de manera adecuada tu dieta sin importar la severidad de los síntomas. En primer lugar, vamos a examinar la nutrición en general, luego, vamos a discutir cada comida y, por último, qué hacer cuando el azúcar en la sangre disminuye. Una nutrición adecuada requiere no sólo de comer alimentos saludables, sino también que comamos porciones saludables de esos alimentos. La mayoría de las personas no son conscientes de ello. Entonces, ¿qué hace a una comida saludable? Si imaginas cada comida como un plato, la mitad de ese plato debe ser vegetales y verduras que no sean carbohidratos grandes (por ejemplo, zanahorias y patatas). Sólo una cuarta parte de tu plato debe ser de hidratos de carbono y la otra cuarta parte, proteínas. Todo lo que bebes necesita ser contado también como parte de tu comida (¡sí, un vaso de jugo o refresco cuenta como hidratos de carbono!). Vamos a examinar cada comida.

  2. 2

    Los elementos más comunes en el desayuno son la avena, el jugo de naranja, tostadas, frutas o panqueques. Parecen muy saludables, pero el problema es que la mayoría de las personas están muy acostumbradas a consumir una gran cantidad de hidratos de carbono, lo que ocasiona el disparo del azúcar en la sangre a niveles pico y que tu cuerpo trabaje tiempo extra tratando de manejar estos niveles pico. Una o dos horas más tarde, puedes experimentar un "choque" que puede hacer que sientas sueño, mareos, desmayos, temblores o pensamientos nublados. Un buen desayuno es aquel rico en proteínas (los huevos son una excelente opción). Si no te gustan los huevos, como a mí, hay otras opciones. Mi desayuno puede incluir pepinos frescos cortados o apio, hojas de lechuga, unas rebanadas de queso bajo en grasa (para la proteína) o frutos secos sin sal (pero no maní). Yo limito mis hidratos de carbono a una pieza de pan tostado o un vaso de jugo de naranja si no quiero tomar agua, pero no ambas cosas. Es posible que estos alimentos no te hagan sentir lleno, pero no son los causantes de los picos de azúcar y, en el proceso, requieren que consumas después más alimentos y azúcares para recuperarte de un bajón de azúcar. El cuerpo toma un tiempo en adaptarse a un cambio de estilo de vida como este, pero una vez que lo hace, comenzarás a sentirte realmente mejor. Yo me siento con más energía, mi estado de ánimo ha mejorado y mi sistema inmunológico ¡se hizo más fuerte! Por lo tanto, ajusta tus comidas a tus necesidades. Si necesitas comer mucho, elige verduras y proteínas para darte energía. El almuerzo puede incluir ensaladas, sopas de verduras y sándwiches. Si eliges comer un sándwich, hazlo con un solo pedazo de pan y la cantidad habitual de carne, verduras y queso que le pones normalmente; sólo tienes que utilizar menos pan. Esto limita tu ingesta de carbohidratos. Otra opción son los panes para enrollar bajos en carbohidratos, que funcionan muy bien. Uno de mis contornos de almuerzo favorito son los vegetales deshidratados tostados rociados con un poco de sal marina. Busca en las tiendas estos artículos. Algunos vegetales que funcionan bien para esta dieta incluyen las hojas de lechuga, cebolla, champiñones, pimientos, pepinos, pepinillos, col, espinacas, guisantes, espárragos, y los rábanos. Evita el exceso de zanahorias y patatas. Ten cuidado con el consumo de bebidas energéticas y gaseosas, ya que causan picos de azúcar en la sangre. Si te cansas del agua, una buena opción es un poco de jugo de fruta mezclado con agua con gas. Las sopas de verduras y ensaladas funcionan igual de bien para la cena. Las verduras al vapor son buenísimas. Ten cuidado con la cantidad de arroz, pasta y patatas que consumes, ya que estos artículos de la cena común elevan el azúcar en la sangre.

  3. 3

    No importa lo bien que comas, es posible que sigas experimentando estos bajones. Es parte de la enfermedad. Esta condición mejorará en gran medida con el tiempo, con el cuidado y el trabajo del paciente (en mi experiencia, se volvieron menos comunes y menos graves), por lo que comer bien es importante. Pero para aquellos momentos en los que decaes, puedes ayudarte llevando un pequeño jugo de naranja o dulces de naranja en rodajas que venden en los supermercados y gasolineras. Como hipoglicémico, tienes que enfrentar el hecho de que a veces nuestro nivel de azúcar en la sangre va a caer. Por lo tanto, trata de usarlos lo menos posible y mantenerlos a la mano para casos de emergencia o cuando estés muy ocupado y no puedes parar y comer. Sólo debes comer alrededor de dos rodajas de naranja para que el azúcar vuelva al nivel que necesitas. Ten cuidado de no poner más azúcar en tu cuerpo del que sea absolutamente necesario, ya que el azúcar produce un choque. ¡Buena suerte! Con cuidado y tiempo, puedes llevar una vida sana y activa a pesar de esta condición. No tiene por qué limitarte. Tú puedes mantenerla bajo control comiendo bien.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media