Cómo controlar un salón de clases

Escrito por ehow contributor | Traducido por patricio vázquez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo controlar un salón de clases
Repiensa las políticas disciplinarias si pierdes el control de tus estudiantes. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Los estudiantes tienden a aprovechar cualquier situación para demostrar su poder. No todos hacen esto de forma individual, pero como grupo la mentalidad de masa parece tomar el relevo. Incluso las clases de la universidad han sido conocidas por acosar al supervisor ocasional si los estudiantes saben que su calificación no depende de lo que él piensa de ellos. Los profesores tienen que recuperar el control de la clase antes de que el aprendizaje pueda tener lugar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Manténte en silencio. Nunca trates de hablar por encima del grupo. Es mucho más eficaz seguir hablando y bajar la voz si es necesario. Di las palabras "muy importante" lo suficientemente audibles para que puedan ser escuchadas y susurra un poco el resto de la frase. Normalmente esto provoca su atención. Deja lo que estés haciendo o diciendo y mira fijamente a la clase. Mantén la boca cerrada y simplemente obsérvalos. Los instintos naturales nos dan toda la capacidad de reconocer cuando alguien nos está mirando y reaccionar ante ello. Asegúrate de que sus ojos se enfocan en cada estudiante que este hablando. Continúe hasta que cese.

  2. 2

    Establece tu importancia y tus límites. Dile al grupo que no tienes intención de hablar por encima del estruendo. Explica que tienes una cantidad determinada de información para dar ese día y que esperarás hasta que esté lo suficientemente tranquilo para empezar. Puede que tengas que utilizar la amenaza de trabajar durante el receso o en la hora del almuerzo para llevar a cabo esta tarea. Si puedes tener las bandejas del almuerzo en el salón, será de gran ayuda. Si no tienes manera de llevar a cabo la amenaza, no lo hagas. Usa una táctica diferente.

  3. 3

    Explica que quisieras que ellos aprendan, pero que sólo ellos pueden controlar esa parte de la ecuación. Explica que no habrá tolerancia para el que cree una interrupción que impida que otros aprendan. Si no quieren seguir adelante, pueden soñar despiertos sobre otra cosa, pero sin hacer ningún ruido que moleste a los demás.

  4. 4

    Permite tantos descansos para ir al baño o para tomar agua según sea necesario. Diles a los niños que lo único que tienen que hacer es escribir la hora en que salen para ir al baño en la pizarra, y sin preguntar. Cuando regresen, tienen que escribir el momento de la reentrada. La cantidad de tiempo utilizado se deducirá del receso o después de la escuela. Si un niño tiene que usar las instalaciones, esto no tiene que ser un impedimento para ellos, y no los fuerce a la vergüenza de preguntar. Permite únicamente un estudiante a la vez salir del salón.

  5. 5

    Mantén la calma cuando le pidas a un niño problemático que abandone el salón y espere fuera de la puerta. Dile con voz muy firme que estarás fuera en un momento para tratar el asunto. Nunca expliques cómo vas a manejarlo y nunca salgas con el estudiante inmediatamente. Llevalo afuera si es necesario y colócalo en un lugar específico que puedas ver. Pídele que mantenga su rostro hacia la pared y no hacia la puerta. Cuanto más específicas sean las indicaciones y más tiempo de espera haya, más dramático se vuelve este castigo y más control tendrás sobre tu salón de clases.

  6. 6

    Identifica al líder de la clase y manténlo de tu lado para controlar al salón de clases. Cada miembro de la clase es especial a su manera. El líder de la clase no es necesariamente el mejor alumno o la alumna más aceptada socialmente, pero es al que siguen los demás. Encuentra una manera de ganarte su confianza y utiliza esas habilidades para tu ventaja. Reconoce siempre la fortaleza de cada estudiante en la clase.

  7. 7

    Mantén la compostura en todo momento cuando controles tu salón de clases. Recuerda que eres el adulto. Nunca reveles alguna debilidad que pueda ser usada en tu contra. Si un niño hace un comentario tajante, toma el tiempo para examinar el comentario. Obtén retroalimentación de los niños, pero ten cuidado con esto, ya que muchos dirán cosas que no quieres oír.

  8. 8

    Reorganiza la asignación de asientos para demostrar claramente un cambio en la forma en que la clase se llevará a cabo.

Consejos y advertencias

  • Revisa la política de la escuela antes de instaurar las normas relativas sobre ir al baño. Es posible que primero tengas que consultarlo con el director.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles