Cómo convertir un cuarto de baño en un sauna

Escrito por cesar castro | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo convertir un cuarto de baño en un sauna
Convierte tu baño en un sauna. (bathroom image by nutech21 from Fotolia.com)

Los saunas son áreas cerradas que te permiten aprovechar los beneficios del vapor. Utilizados por siglos, los saunas y cuartos de vapor incrementan la circulación sanguínea, destapan los poros e incrementan la sensación de bienestar. Someterse a un sauna regularmente puede ser benéfico para pacientes con falla cardíaca crónica, de acuerdo con los Archivos de Medicina Física y Rehabilitación. La mayoría de la gente acude al gimnasio para utilizar el sauna. Sin embargo, tu baño puede ser fácilmente convertido en un sauna.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Baño
  • Toallas
  • Agua caliente
  • Agua fría

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Escoge el baño más pequeño de tu casa para convertirlo en un sauna. Un cuarto más pequeño se calentará más rápido, y el calor estará más concentrado.

  2. 2

    Usa toallas pesadas o paño para cubrir cualquier rendija por la cual el calor pueda escapar. Coloca una toalla por debajo de la puerta. Coloca una toalla sobre las ventilaciones o cualquier ventana que deje salir el calor. Cubrir todas las grietas y orificios te asegurará que el vapor se mantenga concentrado en el baño, sin fugas.

  3. 3

    Deja correr el agua caliente de la bañera. Apunta el cabezal de la ducha hacia la pared. Quieres que el vapor llene el cuarto, de modo que mantén las cortinas de baño abiertas. Si el agua no te permite hacer esto, no te preocupes, tomará un rato hasta que el vapor llene el baño con las cortinas cerradas, pero funcionará de todos modos.

  4. 4

    Quítate la ropa a medida que el calor se incrementa. Siéntate junto a la bañera o en el retrete para dejar que el vapor te envuelva. La Universidad de Oulu reporta que el vapor puede ayudar a aliviar el asma, la bronquitis y otras enfermedades respiratorias. El calor también ayudará a disolver el exceso de flema y mucosidad, haciendo que tu respiración mejore. Otra razón por la cual los saunas y cuartos de vapor pueden ser beneficiosos para los asmáticos es que el vapor disminuye el estrés, disminuyendo consecuentemente la ocurrencia de ataques de asma.

  5. 5

    Cierra el agua caliente tan pronto como hayas alcanzado el límite de tu tolerancia al calor. Una vez que hayas terminado, toma una ducha fría vigorizante para enfriar tu cuerpo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles