Cómo convertir las manzanas en vino en 21 días

Escrito por hannah ardeb | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo convertir las manzanas en vino en 21 días
Hacer vino de manzana en casa no requiere una gran cantidad de equipos o de habilidades especiales. (bottle wine and glasses with a wine image by mashe from Fotolia.com)

Aunque el vino se prepara generalmente a partir de uvas, puedes hacer vino con la misma facilidad utilizando otras frutas, incluyendo manzanas. Un vino de manzana ofrece un sabor alternativo al vino elaborado con uvas. Haz vino de manzana en casa con un equipo mínimo y los ingredientes especiales que probablemente puedes comprar en tu tienda local de vino.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Manzanas
  • Contenedor de fermentación
  • Azúcar
  • Levadura para vino
  • Robot de cocina
  • Agua
  • Hidrómetro (opcional)
  • Olla grande o un recipiente
  • Gasa o tamiz
  • Embudo
  • Tarros de fermentación

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Madura las manzanas, colocándolas en un horno precalentado durante unos minutos. El horno debe estar precalentado a una temperatura de aproximadamente 350 grados Fahrenheit (176,66 ºC). Retira las manzanas y ponlas en un balde. Déjalas allí hasta que la piel se ponga de color marrón y la fruta se ablande.

  2. 2

    Quita el corazón de la manzana y mezcla las manzanas en un procesador de cocina regular hasta que estén blandas. Coloca las manzanas mezcladas en un recipiente de fermentación. Vierte el agua en el recipiente de modo que apenas cubra todas las manzanas; la adición de demasiada agua diluirá tu vino.

  3. 3

    Añade 2 cucharaditas de té en el recipiente de fermentación por cada galón (3,78 lts) de vino que estés haciendo. Esto garantiza que tu vino no se echará a perder rápidamente. Añade 1 kg, 2.2. libras, de azúcar por cada galón de vino, mezclándolo un poco a la vez.

  4. 4

    Calienta un poco del jugo de manzana en una cacerola pequeña y vierte la levadura del vino. Vierte la mezcla en el recipiente de fermentación. La levadura es necesaria para cambiar el azúcar que has agregado al alcohol. Querrás el equilibrio adecuado de azúcar y levadura: mucha levadura significa que vas a terminar con un vino seco; el exceso de azúcar hará que el vino sea demasiado dulce. Encontrar el equilibrio adecuado entre los dos tomará un poco de experimentación de tu parte y unos pocos lotes de vino.

  5. 5

    Cubre el recipiente de fermentación con su tapa y colócalo en una habitación que esté a temperatura ambiente, cerca de 70 grados Fahrenheit (21,11 ºC). Deja que las manzanas se fermenten durante cuatro a siete días, revisando el vino con un hidrómetro cada día, si tienes uno a la mano. Un hidrómetro prueba el vino para el contenido de azúcar y te dice si es necesario añadir azúcar. Una lectura de 990 g significa que el vino será un vino seco y puede ser necesario añadir azúcar; mientras que una lectura de 1020 g significa que el vino será dulce.

  6. 6

    Coloca una olla grande o un recipiente en el suelo al lado del contenedor de fermentación. Utilizando una pieza grande de estopilla o un tamiz, cuela el líquido desde el recipiente de fermentación en el segundo recipiente. Usando un embudo, vierte el líquido en frascos de fermentación. Sella el frasco con un tapón de corcho con un agujero que atraviese el centro.

  7. 7

    Espera a que la turbidez producida por la levadura se asiente. Después, cuela el líquido, asegurándote de que ningún sedimento de levadura se mantenga y viértelo en un segundo frasco. Lo mejor es permitir que este proceso tome unos cuantos meses, a pesar de que se puede hacer en menos tiempo. Embotella el vino y bébelo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles