Convivir con una persona esquizofrénica

Escrito por cheryl hinneburg | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Convivir con una persona esquizofrénica
(family with heart image by Pix by Marti from Fotolia.com)

Un diagnóstico de esquizofrenia provoca miedo, aprensión e incertidumbre en la mayoría de la gente. Muchos amigos y conocidos del paciente se distanciarán de la situación justo cuando más se les necesita. Esto supondrá una presión aún mayor para la familia, ya sea la persona afectada un hijo, una hija o alguno de los padres.

Otras personas están leyendo

Falta de previsibilidad

Convivir con una persona esquizofrénica nunca es fácil. Surgen muchos problemas en el ámbito familiar, incluyendo el hecho de que se trata de una enfermedad poco previsible. Un episodio de esquizofrenia puede llegar a causar terror entre los miembros de la familia. Mientras que para todos los de la casa está claro que existe un problema, el paciente por lo general pierde la noción de lo que ocurre y no es capaz de comprender lo que está haciendo.

Patrones de conducta

Algunos esquizofrénicos actúan de forma violenta durante los episodios que padecen, pero otros no. Afortunadamente, tiende a repetirse el mismo patrón: si el paciente no suele ser violento, lo más probable es que tampoco lo sea en el futuro. Es probable que la persona necesite ser ingresada en un hospital mientras está padeciendo un episodio.

Tras la hospitalización

El momento en el que el paciente regresa a casa tras su estancia hospitalaria puede ser especialmente difícil para la familia, porque necesitará una gran cantidad de apoyo y será probable que caiga en una profunda depresión. Por lo general, se sentirá falto de motivación a consecuencia de los medicamentos que le han sido administrados en el hospital. Durante este período, la familia tendrá que proporcionarle a su ser querido la estructura necesaria para conseguir su restablecimiento.

Rutinas diarias

En su intento por conseguir que la persona enferma participe en las rutinas diarias, es posible que la familia tenga que hacer frente a un agotamiento casi total. El paciente puede requerir ayuda incluso para realizar las actividades cotidianas. Por ejemplo, la familia tendrá que conseguir que cuide su higiene persona, ya sea iniciando la tarea o supervisándola.

Obstáculos

Los miembros de la familia deben desempeñar un papel activo en la vida diaria de una persona esquizofrénica, lo cual puede llegar a resultar muy frustrante. Es fácil que se sientan como si estuvieran constantemente empezando de nuevo, incapaces de tomar impulso por culpa de tantos fracasos. El papel principal de la familia será el de dirigir al paciente hacia una buena calidad de vida, lo que a menudo parecerá imposible. El mundo en el que vive un esquizofrénico no es el mismo que disfruta la familia. Por esta razón, otro obstáculo a salvar será intentar evitar confrontaciones sobre cosas que posiblemente ni siquiera sean reales.

Viviendas asistidas

La familia podría barajar la posibilidad de ingresar a su ser querido en algún tipo de vivienda asistida. Esto suele convertirse en una elección difícil. Conforme vaya pasando el tiempo, el paciente también irá haciendo omiso de su salud personal. Y éste suele ser el punto crítico para la familia, el momento en que es probable que comience a considerar seriamente iniciar los preparativos para conseguir un alojamiento alternativo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles