Cómo corregir un problema de dirección dura

Escrito por tom keaton | Traducido por natalia navarro
Cómo corregir un problema de dirección dura

La dirección dura o rígida para un vehículo es frustrante como mínimo, y también puede ser peligrosa. Tienes que contar con una dirección apropiada todo el tiempo. Este artículo te ayudará a solucionar un problema de dirección dura que puedas solucionar tú mismo.

Instrucciones

  1. 1

    Comprueba la presión de aire en tus llantas. Todas deberían tener el mismo aire y estar llenas de acuerdo con el PSI recomendado por el fabricante. Las cantidades no apropiadas de aire en llantas, especialmente si son demasiado bajas, pueden causar que la dirección esté dura y rígida.

  2. 2

    Comprueba el nivel del líquido de dirección y su condición. La falta de líquido causará una dirección rígida y dura. Mantén el líquido a un nivel completo, el color debería ser rojo oscuro. Si el líquido es muy antiguo y demasiado oscuro, quizás quieras cambiarlo.

  3. 3

    Inspecciona la polea en la unidad de dirección con el motor en "apagado". La tensión apropiada no es mayor de 3/4 o 1 pulgada (1.9 o 2.5 cm). Presiona en la correa con tu pulgar para comprobar la tensión. Asegúrate de que la condición en la correa sea buena, sin bordes rasgados o grietas. Lleva a cabo también una inspección visual con el motor funcionando para cerciorarte de que la correa gire la polea con suavidad. Si se resbala, puedes tener una dirección errática y rígida.

  4. 4

    Inspecciona la unidad de dirección. Puedes comprobar visualmente si hay fugas de líquido en las conexiones de las mangueras de presión. Una fuga aquí reducirá tu presión, y por tanto, puede causar que la dirección esté dura. Otra comprobación sería poner en marcha el motor mientras el vehículo está aparcado, y hacer que alguien gire las ruedas adelante y atrás mientras escuchas si hay ruidos chirriantes o de rodamientos saliendo de la unidad. Si el líquido es bajo o la correa está mal, también puedes encontrarte con un sonido chirriante, de modo que asegúrate de que estos artículos hayan sido comprobados antes.

  5. 5

    Inspecciona las piezas del extremo frontal, como las juntas redondas y las barras de los extremos en busca de lubricación y desgaste. Cualquiera de estas situaciones puede causar una dirección dura y demasiado desgaste en estas piezas también puede ser peligroso.

  6. 6

    Comprueba que el extremo frontal esté bien alineado. Hay una señal que debería estar desnivelada con el desgaste de la llanta frontal, y tirando a un lado mientras conduces. Si las ruedas no están bien alineadas, también puedes encontrar una dirección dura y rígida, especialmente al girar.

Consejos y advertencias

  • Es mejor comprobar los artículos simples primero, como la presión del aire y el nivel del líquido de dirección.
  • Puede ser muy peligroso conducir un vehículo con la dirección dura o rígida, y hasta que puedas detectar y solucionar el problema, no debes correr el riesgo de que la dirección se salga por completo mientras conduces.

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles