¿Correr puede provocar ataques de gota?

Escrito por laurel heidtman | Traducido por eva ortiz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Correr puede provocar ataques de gota?
El ejercicio extenuante puede desencadenar un ataque de gota. (Steve Mason/Photodisc/Getty Images)

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que los adultos hagan 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada, como caminar a paso ligero, o 75 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad vigorosa, como trotar o correr, cada semana. Trotar o correr, sin embargo, puede ser estresante para las articulaciones. Si sufres de gota, el exceso de ejercicio extenuante o una lesión de la articulación que resulta de correr, puede provocar un ataque de gota.

Otras personas están leyendo

Gota

La gota es una forma de artritis causada por la acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones. El ácido úrico se forma como resultado de la descomposición de las purinas, que son sustancias presentes en los tejidos del cuerpo y en muchos alimentos, como frijoles y guisantes secos, hígado y anchoas. El ácido úrico se elimina por los riñones, pero en algunas personas, los riñones no pueden excretar el ácido úrico suficiente o el cuerpo produce demasiado. Cuando esto sucede, los cristales de ácido úrico se puede acumular en una o más articulaciones. Los síntomas - dolor, hinchazón, calor y rigidez - pueden ser cíclicos, con ataques que duran de tres a 10 días, seguidos de períodos sin síntomas que pueden durar meses o años. Aun cuando no tengas síntomas, el daño se sigue produciendo en las articulaciones.

Factores de riesgo

Las personas de mediana edad y de edad avanzada tienen un mayor riesgo de gota, pero antes de la menopausia, las mujeres tienen un menor riesgo que los hombres. Después de 60 años de edad, ambos sexos tienen el mismo riesgo, y después de 80 años de edad, las mujeres están en mayor riesgo. Otros factores de riesgo incluyen obesidad, consumo excesivo de alcohol, exposición al plomo, trasplante de órganos y problemas de tiroides. Los antecedentes familiares de gota aumentan tu riesgo. A menudo es el resultado de una enzima defectuosa que impide la descomposición de las purinas. Por último, ciertos medicamentos y suplementos aumentan el riesgo. Estos incluyen diuréticos, levodopa, aspirina, ciclosporina y vitamina niacina.

Bursitis, tendinitis y gota

La bursitis es la inflamación de la bursa, un saco lleno de líquido ubicado entre un hueso y un músculo, la piel o un tendón. La tendinitis es la inflamación de un tendón. La gota puede causar cualquiera de estas condiciones, como también el uso excesivo o las lesiones causadas por ciertas actividades, como correr. Si ya sufres de gota, correr puede aumentar el riesgo de bursitis y tendinitis, además de aumentar el riesgo de un ataque de gota.

La gota y el ejercicio

Hacer ejercicio regularmente es recomendable para todas las personas, incluidas las personas con gota. El ejercicio regular, junto con una dieta saludable, ayuda a perder y mantener el peso, lo que, a su vez, ayuda a controlar la gota. El ejercicio extenuante no es recomendable, sin embargo, debido a la posibilidad de deshidratación, lo que aumenta el ácido úrico en la sangre. Algunos ejercicios, como correr, también pueden estresar las articulaciones y aumentar el riesgo de un ataque de gota. Si encuentras que correr o incluso trotar hace que tu padecimiento empeore, podrías considerar otras formas de ejercicio, como nadar o andar en bicicleta, que son menos intensas en las articulaciones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles