Costumbres sociales en el período de la regencia

Escrito por audrey farley | Traducido por itati paulina
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Costumbres sociales en el período de la regencia
El príncipe regente se convirtió en el rey Jorge IV en 1820. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

La época de la regencia deriva su nombre de la época de la historia inglesa entre 1811 y 1820. Cuando la enfermedad del rey Jorge III lo dejó incapaz de gobernar, su hijo el príncipe de Gales fue designado como príncipe regente para gobernar en su lugar. Sin embargo, el término "Era de la regencia" se aplica a menudo de manera más amplia para el período comprendido entre 1795 y 1837. La era, que es conocida por sus desarrollos en la literatura, la moda, la política y la cultura, es famosamente representada en las novelas de Jane Austen.

Otras personas están leyendo

Crianza de los hijos

Durante la era de la Regencia, las nodrizas cuidaban a los hijos de las familias bien durante los primeros años de vida. Dado que se creía que la leche materna de una mujer estaba dotada de sus características, las nodrizas eran elegidas en función de su comportamiento pacífico y paciente. Los niños pequeños tenían poco contacto con los padres. Una enfermera supervisaba a los niños mayores, mientras que una niñera realizaba las tareas domésticas en las habitaciones de los niños. Cuando los niños alcanzaban la edad escolar, se les asignaba una institutriz. Las institutrices eran las principales responsables de la educación, así como la instrucción moral de las señoritas y de los caballeros. Una institutriz típica enseñaba inglés, literatura, poesía, escritura de cartas, francés, italiano, aritmética, geografía, ciencias populares y religión.

Visita

La visita era una convención establecida en la sociedad de la regencia. Las personas visitaban a otras familias de su clase social y dejaban sus tarjetas de visita, si los miembros de la familia estaban fuera de la casa o no podían atender a los huéspedes. La función de las tarjetas de visita era mantener alejados a los aspirantes sociales, el mayordomo o criada de la casa pedían a un invitado no deseado dejar su tarjeta para que la visita pueda ser correspondida. Las tarjetas de visita de las damas eran más grandes que las de los caballeros, ya que los hombres las llevaban en los bolsillos del pecho. Cuando una dama llamaba a alguien, se quedaba en el carruaje mientras que su sirviente llevaba la tarjeta a la puerta. Solo si la señora de casa la invitaba, ella salía del carro. Las tarjetas se colocaban en una bandeja de plata en el portal de entrada.

Debutando

La Era de la regencia era una sociedad debutante. Una debutante es una joven mujer que hace su presentación oficial en la sociedad, anunciando su elegibilidad para el matrimonio. En la época, las mujeres dentro de las clases altas con frecuencia debutaban en bailes u otras reuniones sociales formales. Una debutante tenía que ser presentada por una señora que ya había sido presentada en sociedad. Esta costumbre se aseguraba la exclusividad social. Las madres presentaban a sus hijas, pero a veces otras mujeres presentan niñas cuyas madres habían muerto o no fueron presentadas debido a la posición social. En algunos casos, las mujeres casadas que nunca habían sido presentadas eran presentadas, aunque solo era para que ella sea reconocida por la sociedad como una mujer de estatus.

Cortejo

El protocolo de cortejo durante la era de la regencia era muy estricto. Una mujer joven soltera era obligada por el más estricto decoro, nunca se dejaba aparecer en público sin un acompañante. Era impropio que una mujer camine sola o ande en público sin escolta. Y era aún más impropio para ella asistir a fiestas sin un acompañante o dama a su lado. Sin embargo, el acto menos autorizado para una mujer era que ella esté en compañía privada con un hombre. Las parejas jóvenes eran supervisadas ​​durante el cortejo. No se les permitía abrazarse, besarse o darse la mano. Los primeros nombres eran vedados hasta que una pareja se comprometa, en ese caso los primeros nombres podían ser pronunciados en privado, pero nunca en público. Incluso las personas casadas se referían la una a la otra formalmente en público, usando "señor" y "señora". En el cortejo personal no era permitido intercambiar regalos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles