Cómo crear un laberinto

Escrito por ehow contributor | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo crear un laberinto
Comienza con algo sencillo y ve aumentando el grado de complejidad. (labyrinth image by RICO from Fotolia.com)

Los laberintos fueron diseñados hace siglos como herramientas de meditación o como parte de un proceso espiritual. Recorriendo el camino, se medita hasta alcanzar el punto más elevado donde es posible crear una conexión con un poder superior. Quizá puedas encontrar respuestas al dar una caminata por un laberinto o simplemente disfrutes de una sensación de paz una vez en el centro. Los laberintos se construyen a partir de una variedad de productos y pueden ser diseñados como acento en un jardín o como un capricho personal.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Tómate todo el espacio que necesites. Los laberintos mejor logrados son los que tienen más de 50 pies de largo (15 metros). Elige un lugar que esté a salvo de la intemperie o ve planeando una reconstrucción posterior.

  2. 2

    Diseña tu laberinto, dibujando y planeando primero en papel. Mientras el laberinto de la Catedral de Chartres, cerca de París (que ha sido duplicado en las afueras de la Catedral de la Gracia en San Francisco) es el más famoso, pero también es muy complejo. Al principio, puede ser más fácil hacer algo simple con un círculo central y algunos bucles en torno a la parte exterior. Una vez que hayas concluido un par de proyectos de este tipo, no dudes en trabajar algo más complejo. Hay muchos sitios web dedicados al diseño y la construcción de laberintos.

  3. 3

    Elige un método creativo. Delinea tu laberinto con varias rocas de buen tamaño -utilízalas paso a paso para un laberinto simple- o con pintura sobre concreto para trazar el camino. También puedes usar madera, ramas o incluso setos vegetales. Haz un laberinto muy sencillo utilizando una orilladora o desbrozadora para marcar rutas en espacios de mucha vegetación o maleza tupida. Usa tu imaginación para crear una ruta que se adapte a tu personalidad.

  4. 4

    Mide todo cuidadosamente. Si haces un laberinto demasiado pequeño, no tendrás espacio para caminar y el tiempo que dedicas a la meditación será desperdiciado.

  5. 5

    Considera la creación misma del laberinto, una parte de tu proceso de meditación al igual que los recorridos que realices más tarde.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles