Cómo crear una línea argumental para una historia

Escrito por leslie carver | Traducido por reyes valdes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo crear una línea argumental para una historia
Una buena trama es el fundamento de una buena historia. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

¿Así que tienes una idea para una historia, pero no estás seguro de cómo darle vida? Piensa en las tramas de las mejores películas o programas de TV que hayas visto y los mejores libros que hayas leído. Es muy probable que puedas recordarlos, debido a que los autores de esos trabajos crearon sus tramas correctamente. Los elementos de la trama son: conflicto, suspenso, desarrollo y resolución. Todos deberán estar presentes para que una trama esté completa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Instrucciones sobre la manera correcta de construir una trama.

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo desarrollar una trama

  1. 1

    Crea conflicto. Piénsalo: una historia sin un problema que resolver es aburrida. Existen múltiples versiones de un conflicto en un sentido literario. Puede tratarse de una persona contra otras personas, como en el caso de una rivalidad; personas contra la sociedad, como en una revolución; gente contra la naturaleza, como en el caso de un huracán; y personas contra sí mismas, como sería la situación de un adicto. Decide cuál de estos conflictos deseas incorporar a tu historia.

  2. 2

    Crea suspenso. Mantén al lector preguntándose cómo va a resolverse el conflicto. Esto depende en gran medida de la empatía, es decir, nuestra capacidad de identificarnos con los sentimientos de los demás, incluyendo de personajes ficticios. Crea suspenso conforme la historia progresa procurando evitar hacer de la resolución o resultado algo demasiado obvio para el lector.

  3. 3

    Desarrolla la historia. De acuerdo con la "Guía universitaria de escritura creativa" (The College Handbook of Creative Writing), el desarrollo casi siempre constituye la mayoría de la trama. Di al lector más acerca de los personajes y el planteamiento, específicamente por qué están allí, cómo son, e incluso cuáles son sus antecedentes y qué piensan y sienten. Asegúrate de que haya una razón para cada evento que incluyas y cuáles de esos eventos llevarán al clímax o a la resolución.

  4. 4

    Crea un final creíble. En la buena literatura, existe un poco de sabiduría y sentido de emoción provocado por la manera en que el suspenso se resuelve. Esto no significa que los eventos deberán concluir de manera lógica. Por ejemplo, si tu historia se trata de la búsqueda de un hombre por volverse inmortal, puedes elegir la ruta realista y simplemente concluir con lo que aprende de sus experiencias. O puedes terminar con él bebiendo de la "Fuente de la eterna juventud". Cualquiera de los dos finales es válido, siempre y cuando logres hacer la conclusión creíble.

Consejos y advertencias

  • No todos los finales tienen que ser felices. Piensa en las tragedias de Shakespeare, como en "Hamlet, Príncipe de Dinamarca". Un final desafortunado sigue siendo un final, y puede llegar a ser más realista que uno feliz.
  • Cuando estés desarrollando una trama, no reveles demasiado de una sola vez. Este error es bastante común entre los autores noveles. Si revelas demasiado, demasiado pronto, no podrás mantener el interés del lector. Si la resolución es demasiado obvia y el lector puede adivinarla fácilmente, y no habrá motivación para continuar leyendo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles