Salud

Crema antibiótica casera

Escrito por alex burke | Traducido por cp mérida
Crema antibiótica casera

La lavanda tiene una larga historia como antibiótico y como una hierba curativa.

Towels in shapes of purple with soap and shampoo image by David Smith from Fotolia.com

Los remedios caseros pueden traer alivio de manera económica. La falta de aditivos y el uso de ingredientes comprados de fuentes locales de confianza hacen que estos remedios sean parte de un estilo de vida ecológico. Las hierbas antibióticas y los aceites esenciales pueden ser localizados en libros como el de Maggie Tisserand “La magia y el poder de la lavanda” (The Magic and Power of Lavender) o el de Marcel Lavabre, “Cuaderno de ejercicios de aromaterapia” (Aromatherapy Workbook).

Otras personas están leyendo

Ingredientes base

Las cremas caseras son creadas utilizando como cera de abejas, lanolina y aceite de oliva (u otros aceites vegetales como el de aguacate, el de almendras o el de jojoba) como base. La cera de abejas y la lanolina pueden ser encontradas en tiendas de alimentos saludables. Para una receta básica, usa dos dracmas (3,5 gr) de cera de abejas, media onza (14 gr) de lanolina, una y media onzas (42 gr) de aceite de oliva u otro aceite vegetal y caliéntalos juntos sobre una llama baja. La cera de abejas puede ser un problema para aquellos con alergias al polen porque puede contener trazos de éste. Para crear una crema sin cera de abejas, compra una base cosmética prefabricada y libre de fragancia de un distribuidor de cosméticos o utiliza una loción fuerte sin olor o crema de un minorista local. Las bases de manteca para el cuerpo son otras alternativas. Las bases prefabricadas pueden tener conservantes en ellas para extender su período de vita útil.

Ingredientes antibióticos

Escoge un sólo aceite esencial o una hierba que tenga propiedades antibióticas para agregar a la crema. La lavanda tiene una larga historia como antibiótico y como una hierba curativa en general. La lavanda es también una planta que se encuentra fácilmente, vendida como una hierba y como un aceite esencial. En una olla separada, pon a hervir una y media onzas (44 ml) de agua destilada y vierte el agua hirviendo sobre una cucharada de flores de lavanda. Cuela la mezcla y agrega el líquido a la base de aceite caliente; revuelve para mezclar. Agrega 20 gotas de aceite esencial de lavanda solamente cuando la mezcla comience a espesarse. Considera comprar lavanda u otras hierbas y aceites de agricultores o fabricantes locales. El árbol de té, el limón y el sándalo tienen propiedades antibióticas también, si la lavanda no te es satisfactoria o no te gusta.

Cómo almacenar las cremas

Utiliza frascos pequeños de plástico o vidrio con tapas para almacenar la crema. Estos frascos se encuentran en tiendas de manualidades o pueden ser comprados en grandes cantidades a través de distribuidores de frascos. Puedes utilizar frascos reciclados si los esterilizas en el lavaplatos o a mano, utilizando agua caliente y un jabón neutro. Enjuaga profundamente y déjalos secar al aire antes de llenarlos con tu crema antibiótica casera. Haz sólo pequeñas cantidades de la misma y utilízala dentro de varias semanas o un mes, para evitar que el aceite vegetal se torne rancio.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media