¿Cuáles son las causas de las actitudes negativas en la conducta de los preadolescentes?

Escrito por laura latzko | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuáles son las causas de las actitudes negativas en la conducta de los preadolescentes?
Las actitudes negativas en los preadolescentes suelen generan peleas con los padres. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

No es raro que en el día a día, los preadolescentes muestren una gama de emociones negativas como la ira y la tristeza. Durante estas "crisis" de mala actitud, a menudo se enojarán o dejarán de hablar con sus padres u otros miembros de la familia. Los niños que atraviesan este periodo, que ocurre entre los 9 y los 12 años, pueden tener malas conductas que incluyen gestos y comentarios inapropiados y rabietas durante las que rompen objetos, ignoran a los padres o se niegan a realizar sus deberes. Las causas de este tipo de actitudes pueden ser de origen biológico, social, personal y psicológico.

Otras personas están leyendo

Los cambios hormonales

Muchos niños comienzan la pubertad en este momento. Durante este periodo, el cuerpo humano produce elevados niveles de hormonas sexuales como el estrógeno, la progesterona y la testosterona, lo que produce cambios notables a nivel físico. Por lo general, los varones comienzan la pubertad entre los 10 y 16 años de edad, mientras que las niñas lo hacen entre los 8 y los 13 años, Explica la Nemours Foundation. En ocasiones, debido a las oleadas de hormonas, los preadolescentes también experimentan cambios de humor que se traducen en emociones negativas. Cuando este tipo de emociones se experimentan, por lo general se muestra un comportamiento negativo para con los demás, especialmente con quienes los molestan, reprimen e incluso con quienes los miman.

El ambiente escolar

Durante estos años, muchos niños ingresan a las escuelas secundarias, donde se encuentran con personas y situaciones nuevas. La preadolescencia lleva a los niños a hacer frente a nuevos retos, como es el incremento de las expectativas académicas, la realización de actividades que consumen el tiempo después de la escuela, la presión social de los amigos o grupos sociales, los casos de intimidación por parte de terceras personas, los primeros noviazgos y el desarrollo de las primeras situaciones de naturaleza sexual. Debido a las presiones que están experimentado dentro y fuera de la escuela, no es extraño que se sientan agobiados con emociones intensas como el estrés, la desesperación y el enfado. A menudo adoptarán malas actitudes cuando sus padres hagan preguntas personales, sobre todo cuando tienen que ver con todo lo que están pasando.

Problemas de identidad

Es común y hasta normal que muchos niños traten de separarse de sus padres e intenten descubrir quiénes son. Acomodarse a los cambios, entenderlos y descubrir quién se es como persona, resulta muy difícil para muchos adolescentes, especialmente para aquellos que se sienten diferentes a sus amigos y compañeros debido a su raza, origen étnico, orientación sexual, condición social o inclusive a sus hábitos, costumbres o formas de pensar. Muchos adolescentes quieren encajar en un grupo y establecer la base de su identidad en torno a lo que otras personas de su edad están haciendo. Cuando los padres u otros adultos critican su comportamiento, es casi seguro que en respuesta actuarán negativamente. Es en esta etapa que los jóvenes comienzan a desarrollar su propio sistema de valores, el cual puede ser distinto en muchos puntos a los de los padres. A menudo cuestionarán todo, incluso de la moral que han aprendido a lo largo de sus vidas y desarrollarán malas actitudes si sus padres descalifican o rechazan su nuevo sistemas de creencias.

Problemas mentales

Las crecientes presiones, los problemas de identidad, las responsabilidades del hogar y la escuela, los desequilibrios hormonales y otros factores llevan a muchos preadolescentes a sufrir depresión, una enfermedad que se caracteriza por períodos prolongados de tristeza profunda y severa que afectan la capacidad de las personas para funcionar con regularidad. Los adolescentes pueden sentirse vacíos, desesperanzados, agotados e indiferentes o de mal humor a causa de la depresión. En ciertos casos, las personas experimentan un odio profundo hacia ellos mismos o tienen pensamientos recurrentes de suicidio. Este estado también puede ser fuente de eventualidades en la escuela y el hogar o contribuir al desarrollo de problemas de drogas y otras adicciones, advierte HelpGuide (helpguide.org).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles