Hobbies

¿Cuáles son las cinco funciones principales del sistema esquelético?

Escrito por julia michelle | Traducido por ana maría guevara
¿Cuáles son las cinco funciones principales del sistema esquelético?

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

El sistema esquelético está dividido en dos partes, el esqueleto axial y el apendicular. El esqueleto axial incluye al cráneo, la columna vertebral, las costillas y el esternón. El esqueleto apendicular incluye todas las extremidades superiores e inferiores, la cintura escapular y la cintura pélvica. Los huesos vienen en cuatro formas principales: largos, cortos, planos e irregulares, y están compuestos de redes de fibras de colágeno reforzadas con calcio y fósforo. El colágeno proporciona flexibilidad, mientras que los minerales proporcionan fuerza de tensión. El sistema esquelético tiene cinco funciones principales en el cuerpo, tres de las cuales son externas y visibles para el ojo desnudo, y dos que son internas. Las funciones externas son: estructura, movimiento y protección. Las funciones internas son: producción y almacenamiento de glóbulos.

Otras personas están leyendo

Estructura

Como el marco de acero de un edificio, los huesos proporcionan rigidez, lo cual le da forma al cuerpo y soporta el peso de los músculos y órganos. Sin esta estructura, el cuerpo colapsaría en sí mismo, comprimiendo los pulmones, corazón y otros órganos, perjudicando su función. Algunas criaturas no tienen esqueletos internos, en su lugar tienen caparazones externos (o exoesqueletos) con uniones de músculos en el interior. La estructura rígida del sistema esquelético también permite realizar otra función, el movimiento.

Movimiento

Existen tres sistemas mayores involucrados en la mecánica del movimiento: el sistema nervioso, el muscular y el esquelético. El sistema nervioso envía los impulsos eléctricos que activan a los músculos, el sistema esquelético proporciona las palancas y anclajes de los cuales pueden tirar los músculos. Todos los músculos esqueléticos tienen un punto de origen e inserción. El origen es el ancla, el hueso que se mantiene inmóvil mientras el músculo funciona. La inserción es el hueso que se mueve mientras el músculo funciona. Así que, por ejemplo, en el caso de los bíceps, la parte superior del brazo y el hombro son el origen (ancla) y los huesos del antebrazo son la inserción. Como dato interesante: la cantidad de energía que el músculo necesita está directamente relacionada a la longitud del hueso (o palanca) y de dónde está unido. Ésto significa que las personas más cortas usan realmente menos energía para moverse que las personas más largas porque tienen huesos más cortos y porque el punto de unión es más cercano al punto de origen.

Protección

El ejemplo más obvio de las propiedades protectoras del sistema esquelético es el cráneo humano. Las vértebras y costillas también tienen funciones protectoras al encerrar estructuras delicadas como la médula espinal, el corazón y los pulmones. La caja torácica no sólo rodea los órganos de la respiración, sino que también es muy flexible y está construida para expandirse y contraerse con cada respiración. Los huesos del cráneo son realmente varias placas planas unidas por suturas. Estas suturas permiten que el cráneo pase a través del canal de nacimiento y que se expanda mientras el cerebro continúa creciendo. Las suturas se funden en la niñez temprana, formando la forma clásica del cráneo. Las vértebras son unos huesos de forma irregulares que proporcionan protección y flexibilidad para el movimiento. Existen también discos de fibra entre cada vértebra, los cuales proporcionan la absorción de golpes.

Producción de glóbulos

Los glóbulos rojos y blancos están hechos en la médula roja de los huesos. Al nacer, y en la niñez temprana, toda la médula ósea es roja. Mientras la persona crece, cerca de la mitad de la médula del cuerpo se vuelve amarilla, la cual está compuesta de células grasas. En un humano adulto, la mayoría de los huesos largos contienen médula amarilla y la médula roja se encuentra solamente en los huesos planos de la cadera, cráneo, omóplatos, las vértebras y en los extremos de los huesos largos. Sin embargo, en el evento de una pérdida severa de sangre, el cuerpo puede convertir un poco de la médula amarilla de nuevo en roja para incrementar la producción de glóbulos.

Almacenamiento

El cuerpo usa calcio y fósforo para los procesos corporales como la contracción de los músculos. Algunos de estos minerales se encuentran en nuestra dieta, pero también se sacan de los huesos. Cuando el cuerpo necesita calcio, si no hay un suministro listo en la sangre, el sistema endocrino libera hormonas que inician el proceso de tomar calcio de los huesos y liberarlo en el flujo sanguíneo. Cuando hay un exceso de calcio en la sangre, es devuelto a los huesos. Ésta es la razón por la cual el calcio y la vitamina D son tan importantes. El cuerpo usa calcio constantemente y, si no hay suficiente calcio en la dieta, tomará consistentemente el calcio de los huesos para compensar, causando osteoporosis. Obtener suficiente calcio en la dieta asegura que haya suficiente para las funciones corporales y repone las reservas en los huesos.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media