¿Cuáles son los peligros de consumir polen de abeja?

Escrito por suzanne s. wiley | Traducido por juliana star
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuáles son los peligros de consumir polen de abeja?
El polen de abeja tiene efectos secundarios. (Bee image by Tamas Majer from Fotolia.com)

El polen de abeja ha sido promocionado y comercializado como un compuesto fortificante para la salud que puede tratar cualquier cosa, desde el envejecimiento hasta las enfermedades prostáticas. Sin embargo no existe evidencia científica concreta de que el polen de abeja sea tan versátil como se dice, y puede causar reacciones adversas en algunas personas.

Otras personas están leyendo

Reacciones alérgicas, viejas y nuevas

El polen de abeja en realidad puede desencadenar alergias en aquellos que son particularmente sensibles, especialmente en aquellos que son alérgicos al veneno de abeja y a la ambrosía. Entre las reacciones se encuentran el choque anafiláctico, una reacción alérgica potencialmente mortal en la que la garganta puede inflamarse y cerrarse. El polen de abeja también puede desencadenar reacciones de asma alérgica en ciertos individuos, de acuerdo al libro de la dietista clínica Gale Maleskey, "Nature's Medicines" (Las medicinas de la naturaleza"). Ten en cuenta que siempre es posible desarrollar una alergia a algo incluso si no han existido reacciones previas a la sustancia ni historial de cualquier tipo de alergia.

Dolor y fatiga

Maleskey escribe que consumir polen de abeja puede ocasionar dolor de estómago, irritación de la boca, diarrea, dolor de cabeza, fatiga y malestar general. El Memorial Sloan-Kettering Cancer Center indica que ha ocurrido al menos un caso de reacción fototóxica (una forma aguda de fotosensibilidad que ocasiona erupciones cutáneas, hinchazón y ampollas grandes).

Contaminación

La extensión IFAS de la Universidad de Florida indica que existe potencial de contaminación por pesticidas y metales pesados en el polen de abeja. La IFAS cita un artículo de 1984 de K. Benson, escribiendo en "The Speedy Bee" (La abeja veloz), que el polen también puede contener polen de otras plantas mediante la contaminación cruzada, partes de abeja, pequeños insectos y "momias y escamas de enfermedades de abeja". Las polillas y los ratones también pueden entrar en las tiendas de polen.

Hongos y bacterias

La IFAS reporta que el polen almacenado puede albergar bacterias y hongos que producen toxinas, incluyendo la aflatoxina, que puede ocasionar daños en el hígado y posiblemente cáncer en dicho órgano.

No es una panacea

Un peligro secundario no tan debido al propio polen sino a los usuarios es el riesgo de depender demasiado del polen de abeja para proteger o curar e ignorar el consejo médico o no cuidarse a sí mismos. Es tentador pensar que una pequeña sustancia es todo lo que necesitas para curar una enfermedad de larga duración o evitar una enfermedad crónica, pero la evidencia ha demostrado en repetidas ocasiones que no hay "soluciones mágicas". No dejes de tomar medicamentos sin hablar con tu médico y no asumas que puedes evitar las buenas prácticas de salud simplemente consumiendo polen de abeja.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles