¿Cuáles son los riesgos de la toxemia?

Escrito por stacy hensley | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuáles son los riesgos de la toxemia?
La toxemia pone en peligro tanto a la madre como al bebé durante el embarazo. (Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

La toxemia es una hipertensión que aparece durante la gestación. Este trastorno, conocido también como preeclampsia, se da con más frecuencia en los embarazos primerizos y en mujeres cuyas madres o hermanas también lo padecieron. Los síntomas de la enfermedad suelen aparecer una vez alcanzada la semana número 20 de embarazo. Los primeros signos que se muestran son un aumento de la presión arterial y un exceso de proteínas en la orina. La toxemia puede dar lugar a complicaciones que pongan en peligro la salud de la madre y el bebé. El embarazo tendrá que ser vigilado estrechamente para poder tomar medidas y reducir los riesgos.

Otras personas están leyendo

Desprendimiento de la placenta

La toxemia aumenta las probabilidades de que se produzca un desprendimiento placentario, es decir, una separación parcial o total de la placenta de la pared uterina. Si el desprendimiento es grave, provocará un sangrado excesivo que puede poner en peligro tanto a la madre como al bebé. El desprendimiento vendrá acompañado de sangrado vaginal, dolor de espalda, dolor abdominal y contracciones uterinas. Si experimentas estos síntomas durante tu embarazo, busca asistencia médica inmediatamente.

Síndrome de HELLP

El síndrome de HELLP debe su nombre a las iniciales de las palabras inglesas "hemolysis", "elevated liver-enzimes" y "low platelets", es decir, hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y recuento bajo de plaquetas. Este síndrome puede tener consecuencias fatales para la madre y también para el pequeño. Los síntomas que se presentan son: dolor de cabeza, náuseas, vómitos, edemas, aumento de la presión arterial, proteinuria y dolor en la parte superior derecha del abdomen. Según la Clínica Mayo, se trata de una dolencia particularmente peligrosa porque puede darse antes de que aparezcan los signos o síntomas de preeclampsia. Este síndrome puede acarrear ciertas complicaciones, como anemia, edema pulmonar o problemas de coagulación sanguínea. La coagulación intravascular diseminada (CID) es un problema de coagulación de la sangre grave, que puede dar lugar a un sangrado excesivo o hemorragia.

Eclampsia

La eclampsia es una grave complicación de la preeclampsia. Tal y como afirma la Pre-eclampsia Foundation (Fundación para la preeclampsia), esta enfermedad se llama así porque en principio se identificó como un trastorno que precedía a la eclampsia, aunque ahora se sabe que la existencia de convulsiones eclámpticas es solo una de las potenciales y graves complicaciones de esa enfermedad. Entre los síntomas que aparecen con la eclampsia se incluyen el dolor de cabeza, los problemas de visión, una disminución de la lucidez mental y dolor en la zona superior derecha del abdomen. Esta enfermedad puede provocar un daño permanente en los órganos, incluidos el cerebro, los riñones y el hígado. Si no se recibe tratamiento, se podría llegar al coma, al daño cerebral e incluso a la muerte de la madre y el bebé.

Otros riesgos de la toxemia

El único tratamiento para la toxemia es la inducción del parto, lo que significa que posiblemente tenga que ser prematuro para poder restablecer la salud de madre y bebé. La restricción del flujo sanguíneo a la placenta puede tener efectos negativos para el bebé, que puede tener un bajo peso al nacer, experimentar un crecimiento lento, padecer problemas respiratorios o verse afectado por las consecuencias de un parto prematuro.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles