¿Cuáles son los tratamientos para la infección o envenenamiento de la sangre?

Escrito por contributing writer | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuáles son los tratamientos para la infección o envenenamiento de la sangre?
La sepsis es una infección generalizada que puede ser fatal. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

El cuerpo humano es más que capaz de luchar contra los ataques cotidianos de bacterias y gérmenes, pero cuando una corriente constante de bacterias entra al torrente sanguíneo a través de una herida abierta -como una úlcera o un corte profundo-, el sistema inmunológico no puede mantener el ritmo y es entonces cuando se produce una sepsis o intoxicación de la sangre. Hay cuatro tratamientos principales para combatir la infección de la sangre.

Otras personas están leyendo

Antibióticos

Si la sepsis se detecta de manera temprana, se pueden administrar antibióticos orales antes de que las bacterias logren dañar un órgano o impedir la función de un tejido. Si este es el caso, al paciente se le prescribe un tratamiento con antibióticos que se toman en casa por vía oral.

Sin embargo, si la sepsis parece grave, se requiere de un tratamiento especial en el hospital. Una vez ingresado en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), el paciente será tratado con antibióticos administrados por vía intravenosa. Inicialmente, se suele utilizar antibióticos "de amplio espectro", que combaten una amplia gama de bacterias infecciosas. Una vez que se ha detectado la presencia de una bacteria específica, se utilizan antibióticos especializados que las atacan directamente. Un paciente suele estar bajo este tratamiento durante un lapso que va de los siete a los diez días.

Control de la fuente

Es de vital importancia tratar la fuente o zona infectada que es responsable de la sepsis. Esto por lo general incluye el drenaje del pus desde el tejido afectado. También, en los casos graves, puede ser necesario realizar una cirugía que permita extirpar el tejido dañado por la infección.

Vasopresores

La dopamina y la norepinefrina son dos sustancias químicas que se encuentran en el cerebro, las cuales se utilizan para tratar la presión arterial baja debido a que hacen que los vasos sanguíneos se ensanchen mediante la estimulación de los músculos implicados en el bombeo de la sangre. Al igual que con el tratamiento con antibióticos, estos vasopresores se administran al paciente por vía intravenosa.

El plasma y otros líquidos adicionales, se pueden administrar para ayudar a incrementar la presión arterial. El plasma es la parte líquida de la proteína de la sangre que ayuda a proteger al cuerpo la infección. A menudo, los servicios médicos lo obtienen de los donantes.

Proteína C activada recombinante humana (rhAPC)

Hay dos objetivos importantes en el tratamiento de la sepsis: reducir los niveles de inflamación y prevenir los coágulos sanguíneos. Esto se consigue mediante la acción de una molécula de proteína llamada proteína C que se deriva de la Proteína C activada recombinante humana (Recombinant Human Activated Protein C o rhAPC), también conocida como drotrecogina alfa. No obstante, este tratamiento puede no ser adecuado para un paciente que tiene un historial de accidente cerebrovascular o que ha tenido lesiones internas recientemente, ya que puede causar hemorragias internas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles