Cuánta agua necesitas si estás reteniendo líquidos

Escrito por lori newell | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuánta agua necesitas si estás reteniendo líquidos
Ciertas condiciones médicas requieren una restricción del consumo de agua. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Tu cuerpo necesita una cierta cantidad de agua para sobrevivir y funcionar correctamente, pero la dieta, enfermedades, medicamentos y condiciones médicas subyacentes pueden causar que tu cuerpo retenga mucho líquido, lo cual se llama edema. Un edema puede ocurrir de vez en cuando o ser un síntoma constante debido a una enfermedad. Una vez que tu médico debidamente diagnostica la causa de la retención de líquidos, se pueden hacer recomendaciones en cuanto a la cantidad de agua que es segura para consumir. Algunas condiciones médicas requieren que restrinjas la ingesta de agua para evitar complicaciones.

Otras personas están leyendo

Necesidades diarias de agua

El agua desempeña muchas funciones vitales en el cuerpo. Mantiene tu temperatura normal, lubrica y amortigua las articulaciones, protege a la médula espinal y otros tejidos sensibles y se deshace de los residuos a través de los movimientos de la orina, el sudor y el intestino. La necesidad de agua de tu cuerpo aumenta cuando estás luchando contra una enfermedad que causa vómitos, diarrea o fiebre, cuando sudas durante el ejercicio o cuando te expones al calor o humedad. Puedes satisfacer tus necesidades diarias de agua tomándola durante todo el día y aumentando su consumo antes y después del ejercicio, o cuando te expones al calor, indica los Centros para el Control y la Información. Deberás beber antes de tener sed y tu orina debe ser amarilla clara a clara en color. Una orina de color amarillo oscuro puede ser una señal de advertencia de que no estás bebiendo suficiente. Un objetivo general es conseguir unos seis a ocho vasos de 8 onzas (0,23 lts) de agua cada día.

Causas de un edema

Una retención de líquido o edema se produce cuando el líquido queda atrapado en los tejidos de tu cuerpo. El edema puede ser temporal debido a los efectos de la gravedad; después de estar sentado, de pie o al estar inactivo durante un período de tiempo; durante el embarazo; o una respuesta a demasiada sal en tu dieta. El edema también puede ser un síntoma de una condición médica seria, como una enfermedad cardíaca, enfermedad renal, enfermedad pulmonar o una enfermedad de la tiroides. En los casos cuando el edema es temporal, el tratamiento implica limitar la ingesta de sal y alcohol, así como la elevación de la zona y el uso de la compresión. En estos casos, no es necesario restringir la ingesta de agua a menos que tu médico lo recomiende. Sin embargo, si la causa es una condición médica subyacente, es posible que te digan que limites la cantidad de agua que debes beber cada día.

Insuficiencia cardíaca

Una insuficiencia cardíaca se diagnostica cuando el corazón ya no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo. Esto puede ocurrir cuando el corazón es incapaz de llenarse de suficiente sangre o no es lo suficientemente fuerte para bombearla. La insuficiencia cardíaca también puede implicar una combinación de las dos y significa que los fluidos no están siendo empujados por el cuerpo normalmente, lo cual puede permitir que el líquido se acumule en los pies, tobillos, el pecho, la cara y otras áreas. Si tienes insuficiencia cardíaca es muy importante seguir las indicaciones de tu médico en cuanto a la cantidad de líquido que debes beber cada día, porque el consumo en exceso puede empeorar tu condición, dice el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. No existe ninguna cantidad específica en cuanto a la ingesta de líquidos para todos los pacientes con insuficiencia cardíaca, ya que la cantidad dependerá de su estado general de salud, la gravedad de la insuficiencia cardíaca y otros tratamientos que podrías estar recibiendo.

Enfermedad renal

Los riñones tienen muchos funciones, una de las cuales es controlar el equilibrio de los líquidos en el cuerpo en todo momento. Los fluidos constantemente ingresan a los riñones, donde son filtrados y devueltos al torrente sanguíneo o excretados. Si los riñones no son capaces de filtrar los líquidos correctamente, se puede desarrollar un edema. En las primeras etapas de la enfermedad renal, normalmente no es necesario restringir la ingesta de líquidos, pero en etapas posteriores, tu médico podría recomendar la restricción de su consumo, según la Fundación Nacional del Riñón. Cada caso es diferente, así que sigue las indicaciones de tu médico ya que la deshidratación puede ser problemática también.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles