Cuántos tragos por día pueden causar cirrosis en el hígado

Escrito por shannon george | Traducido por maría belén llanos
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuántos tragos por día pueden causar cirrosis en el hígado
Tomar alcohol en exceso puede causar muchos problemas de salud. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

El daño crónico en el hígado por abuso de bebidas alcohólicas puede causar una enfermedad llamada cirrosis, en la cual el tejido cicatricial reemplaza al tejido sano, lo que impide al hígado desarrollar su función de expulsar las toxinas del cuerpo. La cirrosis puede derivar en diferentes complicaciones médicas, como problemas de sangrado, cáncer de hígado, disfunción renal, funciones mentales disminuidas y la muerte. La mejor manera de prevenir la cirrosis es no abusar del alcohol.

Otras personas están leyendo

Cantidad de ingesta alcohólica y cirrosis

La cantidad de tragos alcohólicos que se necesitan para provocar daños en el hígado que causen cirrosis varia de persona en persona, según lo informa la National Digestive Diseases Information Clearinghouse (NDDIC) (Centro Nacional de Información sobre Enfermedades Digestivas). Después de algunos años, consumir de dos a tres vasos de alguna bebida alcohólica por día podría causar daños hepáticos y cirrosis en las mujeres, declara la NDDIC. En cambio, para los hombres hacen falta de tres a cuatro vasos por día para causar cirrosis. Un vaso de alcohol equivale a 1,5 oz. (44 ml) de alguna bebida blanca, 12 oz. (350 ml) de cerveza o 5 oz. (140 ml) de vino. De acuerdo con la 2010 Dietary Guidelines for Americans (Consejos sobre alimentación para los estadounidenses del año 2010), las mujeres que eligen beber deben tomar un máximo de un trago por día para evitar consecuencias adversas en la salud como la cirrosis. Los hombres no deberían excederse de dos tragos.

Otros factores

Tu sexo y la cantidad de tragos que tomas por día no son los únicos factores que determinan si contraerás cirrosis. La cantidad de tiempo durante la que has bebido alcohol también tiene una gran influencia en el desarrollo de la enfermedad. Cuanto por más tiempo hayas estado consumiendo alcohol, más propenso eres a sufrir daños en el hígado. Otros factores importantes que afectan el posible desarrollo de la cirrosis por la ingesta de alcohol incluyen las medicaciones que tomas y tu estado de salud general. Por ejemplo, beber alcohol de manera moderada pero con una enfermedad hepática pre-existente como puede ser la hepatitis C puede provocar cirrosis, según lo informa el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA) (Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y el Alcoholismo). Tomar medicaciones que se procesan en el hígado como el acetaminofén, fumar y ser obeso también aumentan el riesgo del desarrollo de la cirrosis.

Enfermedad hepática por el abuso de alcohol

La cirrosis es la etapa final de una enfermedad hepática por el abuso de alcohol. Una vez que tu hígado desarrolle la cirrosis, no podrá volver a su estado anterior ni siquiera aunque dejes de beber. Afortunadamente, si dejas de beber en alguna de las etapas previas, tu hígado puede regenerarse. La etapa más temprana es una enfermedad reversible llamada hígado graso o esteatosis hepática. Si continúas bebiendo con esteatosis, la enfermedad puede avanzar a la segunda etapa llamada hepatitis alcohólica, o inflamación del hígado. De acuerdo con el NIAAA, si bien es posible recuperarse completamente de una hepatitis alcohólica si uno deja de beber, el 70 por ciento de las personas con hepatitis alcohólica terminan por desarrollar cirrosis, la etapa final y mortal de las enfermedades hepáticas por el abuso de alcohol.

Consideraciones

A pesar de que el abuso crónico de alcohol es la mayor causa de la cirrosis, puedes desarrollar esta enfermedad aún si no tomas alcohol. De acuerdo con el NDDIC, la obesidad, con o sin abuso de alcohol, es una causa de cirrosis que va en aumento en los Estados Unidos. La hepatitis C, una infección comúnmente causada por compartir jeringas cuando se usan drogan endovenosas, también puede provocar cirrosis sin la necesidad de tomar alcohol. Algunas enfermedades hereditarias, como la deficiencia de alfa-1 antitrypsin, la hemocromatosis y la fibrosis cística también pueden provocar cirrosis. También es importante saber que aunque tu uso de alcohol no resulte en cirrosis, el abuso de alcohol puede derivar en muchas otras consecuencias importantes para la salud, incluyendo cáncer, paro cardíaco, presión arterial, pancreatitis, un accidente automovilístico en el que puedes perder la vida o resultar herido y el suicidio, entre otras.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles