Cuatro reglas universales de seguridad para las armas de fuego

Escrito por phillip james | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuatro reglas universales de seguridad para las armas de fuego
La seguridad con las armas de fuego es de suma importancia en cualquier evento de tiro. (security guard with gun image by jedphoto from Fotolia.com)

Las armas de fuego son disfrutadas por millones de personas en todo el mundo. Manipuladas apropiadamente, son un gran pasatiempo. En manos irresponsables o no seguras, pueden ser mortales. Existen cuatro reglas que son consideradas como mandamientos inquebrantables para la seguridad de las armas en rangos de tiro, eventos de tiro, espectáculos de armas, cursos de cacería segura y prácticamente en cualquier lugar donde se manipulen armas de fuego. No importa qué actividad de tiro sigas, sigue estas cuatro reglas básicas de la seguridad de las armas de fuego para mantenerte a ti mismo y aquellos a tu alrededor seguros de cualquier daño.

Otras personas están leyendo

Todas las armas están siempre cargadas, incluso cuando no lo están

Debido a que un error con un arma de fuego puede ser fatal, siempre toma un cuidado extra con las armas. Tratar todas las armas como si siempre estuvieran cargadas asegura que nunca te descuides debido a que crees que no hay munición en tu arma. Manipula un arma de fuego no cargada de la misma manera como si manipularas una cargada; nunca sabes cuándo tú u otra persona se haya equivocado acerca de saber si un arma está cargada.

No apuntes tu arma a nada que no estás dispuesto a destruir

Aunque un arma de fuego bien mantenida no es capaz de "irse por sí misma", el error humano deja mucho espacio para equivocaciones. Los tiradores usan los términos "accidental" o "descarga negligente" para describir una situación donde el manipulador del arma causó que el arma se haya disparado sin intención. Si tienes cuidado de solo apuntar tu arma en una dirección segura o a tu objetivo y causas una descarga negligente, nunca tendrás que preocuparte acerca de que la bala golpee algo a lo que te arrepentirás de haber disparado.

Mantén tu dedo alejado del gatillo hasta que estés listo para disparar

Una vez jalas el gatillo, no puedes devolver la bala. Si nunca tocas el gatillo hasta que sabes que estás listo para disparar tu arma, nunca estarás en una situación donde causes que el arma se dispare por accidente. Si estás listo para disparar, por supuesto, jala el gatillo. En todos los otros momentos, el lugar apropiado para tu dedo es estar completamente extendido a lo largo del lado de tu arma, justo por encima del área del gatillo. Entrena a tu dedo a mantenerse ahí hasta que se convierta un hábito.

Siempre asegúrate de tu objetivo y de lo que esté detrás

Parece tonto de decir, pero las balas pueden matar cosas. Las balas también atraviesan muchos materiales. Antes de disparar, revisa bien a lo que estás disparando y también lo que está detrás. Muchos cazadores han sido asesinados porque otro cazador no siguió esta regla y confundió a su compañero con un venado, y los accidentes fatales han sido causados por tiradores que no consideraron lo que pararía la bala después de haber atravesado el objetivo de papel. Asegúrate de que tu objetivo esté respaldado por un objeto sólido que garantice detener la bala, como una colina o berma.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles