Cuestión de genética: el cuidado de la piel a tu medida

Escrito por antonia blyth | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Inherit Your Mother''s Wisdom -- Not Her Wrinkles

Cuestión de genética: el cuidado de la piel a tu medida
(Photo by Jim DeYonker)

Cita introductoria

Tenemos la oportunidad de no envejecer como nuestras madres si no queremos, pero debemos ser proactivas.

Texto encuadrado

A los 20 años, probablemente no notarás muchos cambios en tu piel, pero bajo su superficie el daño puede estar hecho. El mayor riesgo a esta edad proviene del sol. Sin líneas ni arrugas evidentes, tal vez des por sentado que estás a salvo; pero si visitas las camas de bronceado o te descuidas en el uso de protectores solares, las consecuencias podrían hacerse visibles a los 30 o a los 40. Fumar también acelerará el proceso de envejecimiento. Pero incluso aunque seas una persona no fumadora y diligente a la hora de evitar los rayos ultravioleta, a los 20 es buen momento para comenzar a pensar en productos que cuiden tu piel y luchen contra el envejecimiento. A finales de la veintena, deberías utilizar una crema hidratante con ingredientes anti-envejecimiento, tales como el retinol. Al llegar a los 30 años, probablemente verás algunas líneas finas alrededor de los ojos y la incipiente aparición de esas otras líneas que van desde la nariz hasta la boca. La piel tiende a volverse más seca y delgada al cumplir años, así que desde este punto en adelante deberías utilizar una crema para los ojos de alta calidad y una crema anti-envejecimiento para la noche, junto con tu dosis diaria de protector solar. También sería mejor que añadieras a tu rutina de cuidados un limpiador a base de glicol para contribuir a la renovación celular y conseguir un cutis más fresco.

Cuesta abajo

En la opinión de Garo Kassabian, cirujano plástico en Beverly Hills, California, envejecer es "una cuestión de volumen". "Un rostro joven tiene forma de V, pero, conforme envejece, la V se va invirtiendo al perderse volumen en las mejillas y caer la piel hacia abajo; el resultado es que se vacían las mejillas y aparece ese aspecto de papada". Con qué rapidez y en qué medida va a ocurrir esto dependerá en gran parte de la cantidad de grasa de tu cara, la calidad de tu piel y de cuánto hayas maltratado tu cuerpo. El consejo de Somerville es que si deseas tener una idea de hacia adónde te diriges, sí, puedes mirar a tu madre, pero recuerda que papá también tiene algo que ver en el asunto. "Observa la laxitud de la piel", dice. "Si la piel de ambos está muy flácida o es fina, tiene una gran cantidad de líneas finas o una textura desigual, no es buena señal y ya sabes que tendrás que intervenir para compensarlo". "Mi mamá adoraba el sol, fumaba y bebía. Aunque yo no hago esas cosas, sigo teniendo su tipo de piel (muy fina y seca), así que simplemente tengo que esforzarme algo más. Y como resultado, mi aspecto es mejor que el de ella cuando tenía 40 años", dice Somerville.

Los siete pasos

Aunque tanto tu padre como tu madre tengan esa temida flacidez y la piel fina, no estás condenada a seguir sus pasos. El conocimiento sobre formas de mantener el aspecto juvenil de la piel ha recorrido un largo camino y ahora puedes tomar medidas para preservar tu piel que tus padres jamás habrían imaginado a tu edad. Los expertos afirman que estos siete cambios en tu dieta y en tu estilo de vida dan buen resultado a la hora de mantener tu aspecto juvenil: 1. Deja de fumar, porque hacerlo mata tu piel. La nicotina estrecha los vasos y capilares sanguíneos que la alimentan. El aspecto cetrino y gris de los fumadores se debe a que su piel se ve privada de los nutrientes que necesita. Para devolverle el buen aspecto a la piel de un fumador Somerville recomienda tomar vitaminas, hacer ejercicio y darse baños de vapor en la cara. Se trata de activar la circulación y de alimentar tu piel desde dentro hacia afuera. 2. Utiliza protector solar todos los días. La exposición al sol, incluso a través de las nubes, acaba con el colágeno que rellena y rejuvenece tu piel y provoca, además, una pigmentación desigual. Un estudio realizado en 2008 por Procter & Gamble descubrió que las decoloraciones por sí solas pueden hacer que una mujer parezca hasta 20 años mayor. "Para el día a día, un factor de protección solar 30 está bien, pero si estoy afuera al sol me pongo un FPS 55", dice Somerville. "También uso un maquillaje mineral con protector solar. Nuestras madres se bronceaban con aceite de bebé, así que tenemos suerte de que ahora haya más información sobre la exposición al sol". 3. Limpia e hidrata día y noche. Invierte en limpiadores y cremas hidratantes de calidad que se ajusten a las necesidades de tu piel. Si eres propensa al acné, elige un limpiador clarificante y una crema hidrante sin aceites. La hidratación es clave para evitar las líneas finas. No te olvides del cuello, ya que es una de las primeras zonas en mostrar los signos de envejecimiento. 4. No te quedes demasiado delgada. "En un rostro con apariencia juvenil, hay más grasa", dice Kassabian. "Conforme envejecemos, es esa grasa la que ayuda a nuestra piel a permanecer tersa. Parecer joven tiene que ver con parecer saludable, y eso significa no tener un aspecto demacrado. El efecto es tan poderoso que las inyecciones de grasa en el rostro han llegado a gozar de gran aceptación, especialmente entre la gente famosa", dice. Mantén tus mejillas rellenitas: Deja ya de castigarte con el recuento de calorías, relájate y disfruta de una dieta sana y nutritiva. Tu piel y tu cuerpo te lo agradecerán. 5. Bebe mucha agua. Unos ocho vasos al día estarían bien. Sin hidratación desde el interior, la piel pierde algo de tersura y se vuelve propensa a la aparición de esas feas líneas y arrugas. 6. Utiliza retinol. Este producto a base de vitamina A estimula una rápida renovación y regeneración celular. "Es realmente crucial que a finales de la veintena comiences a utilizar productos con retinol", dice Somerville. "Las mujeres mayores que conozco que empezaron a usarlo hace mucho tiempo tienen mucho mejor aspecto ahora que otras mujeres de su edad". 7. Utiliza un exfoliante facial una o dos veces por semana como parte de tu rutina de limpieza. "Estos productos hacen que tu piel adquiera un aspecto fresco", dice Somerville. Pero la cosmetóloga advierte sobre la no conveniencia de utilizar los exfoliantes naturales a base de frutos secos o albaricoque, ya que son ásperos y pueden dañar tu piel. En su lugar, opta por algún exfoliante de grano fino.

Los secretos de las famosas

Es posible que estos siete pasos te parezcan bastante básicos. ¿Es esto lo que realmente hacen todas esas famosas para conservar ese aspecto tan juvenil? No siempre. Somerville revela el secreto de una famosa en el que no intervienen esas temibles agujas del bótox. La cosmetóloga cuenta que Paris Hilton acudió a ella cuando tenía 24 años, preocupada ya por las arrugas. "Era joven y tenía una piel perfecta", dice Somerville. Pero la heredera hotelera no quería esperar a que el problema apareciera para tomar medidas. "Así que comenzamos con tratamientos ligeros", añade Somerville, quien utiliza un equipo de luces LED para rejuvenecer la piel. Unos pocos minutos de exposición a estas luces penetrantes pero indoloras, según Somerville, reactivan el colágeno y ayudan a proteger el rostro del daño causado por los radicales libres que pueden formarse como resultado de la exposición al sol, el tabaco y la polución. "Ahora Paris es unos años mayor y no tiene una sola línea en su rostro. Eso se debe a que comenzó pronto y me visita al menos una vez al mes", dice Somerville. "Incluso algunas de mis clientas más maduras, como Kate Walsh o Felicity Huffman utilizan estos tratamientos con luces para retrasar el reloj". Aunque tú no puedas permitirte el lujo de someterte a tratamientos con luces al estilo de las famosas, una nutrición adecuada y un buen cuidado de la piel te darán buenos resultados. Y siempre puedes decirles a mamá y a papá que lo primero que has puesto en tu lista de regalos para tu cumpleaños es un tratamiento facial con luces LED. De esta forma tendrás motivos para darles las gracias a tus padres por una piel tan bonita (aunque los responsables no sean los genes).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles