Cuidado de laceración perineal postparto

Escrito por dawn thiery | Traducido por lorena perez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuidado de laceración perineal postparto
Cuando dan a luz por vía vaginal, muchas mujeres experimentan laceraciones del perineo. (Pregnant women looks at tummy image by Ivan Polushkin from Fotolia.com)

Cuando dan a luz por vía vaginal, muchas mujeres experimentan laceraciones del perineo. El perineo es el área entre la abertura de la vagina y el recto. En el trabajo de parto, tu obstetra te indicará cuándo presionar para que puedas evitar laceraciones, pero la mayoría de las mujeres terminan con distintos grados de desgarros en la región vaginal o perineal. Tu obstetra y tu enfermera o partera, después del parto te aconsejarán sobre cómo cuidar de las laceraciones perineales.

Otras personas están leyendo

Tratamiento de una laceración perineal después del parto

Después de entregar a tu bebé y la placenta, tu obstetra determinará el grado de tus heridas. Él usará puntos de sutura para cerrarla. Estos puntos se disuelven poco a poco en tu cuerpo. No tendrás que regresar para que te quiten las suturas en el hospital.

Después de que los puntos de sutura están en su lugar, la enfermera de posparto te aconsejará sobre cómo cuidar de tus heridas. Ella también revisará las heridas de forma regular para asegurarse de que no haya formas de infección. Además, revisará el perineo en búsqueda de un hematoma, que es una zona redonda llena de sangre. Los hematomas son causados ​​por la ruptura de vasos sanguíneos justo debajo de la piel. También revisará tu área rectal en búsqueda de hemorroides.

Cuidado perineal después del parto

Durante las primeras 24 horas después del parto, la enfermera de posparto te proporcionará compresas frías para llevar dentro de tu ropa interior, por encima de la toalla sanitaria. Ella también te puede proporcionar almohadillas de hamamelis para usar en los paquetes de hielo. Asegúrate de tener en casa un paquete con estas almohadillas de hamamelis y unos pocos paquetes de hielo, dependiendo de la gravedad de tus heridas.

Cada vez que orines o defeques, usa un frasco rociador lleno de agua limpia y tibia para enjuagar el perineo. Este paso te ayudará a reducir el dolor y reducirá el riesgo de infección. También puedes sentarte directamente en el interior de un baño de asiento tres o cuatro veces al día. Un baño de asiento es un pequeño recipiente lleno de agua caliente que se coloca en la parte superior de un inodoro.

Después de 24 horas, puedes usar compresas calientes para aliviar el dolor. También puedes considerar el uso de un aerosol medicado para adormecer el perineo. Pregunta a tu enfermera de posparto las recomendaciones e instrucciones.

Cuidado de laceraciones infectadas

En raras ocasiones, algunas mujeres experimentan una infección en el sitio de su laceración. Los signos de infección de la laceración perineal son fiebre, dolor que aumenta con el tiempo, secreción fétida y pus goteando del sector.

Para evitar infecciones, lávate bien las manos antes de tocar el área perineal y limpia de adelante hacia atrás después de defecar. Sólo usa toallas sanitarias para la hemorragia postparto, no tampones.

Si sospechas que tienes una infección, consulta a tu profesional de la salud inmediatamente. Se comenzará con un tratamiento de antibióticos. Debes tomar el curso completo de antibióticos, incluso si te sientes mejor después de las primeras píldoras. Tomando cada píldora prescrita te asegurarás de que la infección haya desaparecido. Descansa lo más que puedas y bebe líquidos en abundancia mientras la infección se cura.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles