Cuidado de las plantas de Acer palmatum

Escrito por emily goodman | Traducido por cp mérida
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuidado de las plantas de Acer palmatum
El arce japonés necesita muy poco mantenimiento. (acer palmatum image by hazel proudlove from Fotolia.com)

El arce japonés (Acer palmatum) es uno de los árboles pequeños más apreciados en los paisajes debido a la forma escultural de sus múltiples troncos retorcidos y a la belleza de sus delicadas hojas. A pesar de su apariencia elegante, los arces japoneses son árboles resistentes, duraderos y son fáciles de cuidar, si se plantan en el lugar correcto. Hay más de 300 variedades de arces japoneses. Varían en cuanto al tamaño y la forma ya que existen especímenes enanos llorones o árboles se sombra verticales, que alcanzan los 20 pies de altura (6 m). El color de las hojas también es distinto, con tonalidades que van desde el verde al color borgoña. Los jardineros pueden considerarse afortunados, ya que este árbol extremadamente hermoso es muy fácil de cuidar.

Otras personas están leyendo

Escoger un buen lugar

Los arces japoneses, como su nombre lo indica, son nativos de Asia y crecen mejor en un clima templado. En forma silvestre forman parte del sotobosque, ya que se desarrollan en los bosques bajo la sombra parcial de los árboles más altos. Es por ello que el sitio que escojas no debe ser demasiado caluroso y tiene que recibir un poco de sombra. Crecen bien en la sombra ligera o moteada, si bien las variedades que provienen de la parte norte, donde las temperaturas son más frías, pueden tolerar la luz solar plena. Los arces japoneses prefieren el suelo ácido y húmedo. No crecen bien en la tierra mojada o saturada. Si bien les agrada el riego regular, es fundamental que el sitio tenga un buen drenaje. Si el lugar escogido protege al árbol del exceso de sol, de viento, de sequía y del agua empantanada, crecerá bien por su cuenta y no necesitará muchos cuidados.

Poda

El Acer palmatum por lo general no necesita poda . Su forma natural es tan hermosa que la poda en exceso puede arruinarlo. Sin embargo, puedes recortarlo un poco y quitar las ramas muertas o enfermas. Si el interior del árbol está muy tupido, con muchas ramas que se cruzan entre sí, debes afinarlo. También puedes podar las ramas más bajas para mejorar su aspecto o para permitir que las personas caminen cerca del árbol. Poda a finales de otoño o del invierno, cuando el árbol está en un periodo latente.

Otros cuidados

Si bien no es estrictamente necesario, si le aplicas una capa de mantillo o de abono de una o dos pulgadas (2,5 a 5 cm) a su alrededor, sin que toque el tronco, mantendrás el suelo húmedo y evitarás el crecimiento de la maleza. El riego puede ser necesario durante los periodos extremadamente secos. Estos árboles necesitan que les eches lentamente grandes volúmenes de agua para que penetre en el suelo, alrededor de las raíces, en lugar de que se corra y la pierdas. Algunas personas perforan agujeros en los botes de basura, los llenan de agua y los ponen cerca del árbol, de modo que esta penetre lentamente en el suelo. Por lo general, la fertilización es innecesaria. Si por algún motivo piensas que el árbol necesita una ayuda adicional, puedes fertilizarlo a principios de la primavera, con un fertilizante de liberación lenta, para todo uso (10-10-10). Siempre debes regar bien el suelo después de la aplicación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles