Cuidados de la parra virgen

Escrito por willow sidhe | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuidados de la parra virgen
La parra virgen se puede cultivar en una maceta de interiores.

La parra virgen, también conocida como hiedra de Boston, es una planta trepadora con flores nativa del este asiático. En circunstancias propicias, puede alcanzar los 100 pies (30 metros) de altura, pero también se puede cultivar en interiores en una maceta de tamaño reducido. Las flores de esta planta son pequeñas y verdes, por lo que normalmente pasan desapercibidas entre el follaje. Las hojas pueden tener hasta unas 8 pulgadas de largo (2,4 metros) y se componen de tres hojuelas. La parra virgen se suele cultivar en interiores, ya que es de fácil mantenimiento en maceta. Para prosperar, sólo necesita el mantenimiento mínimo y es tolerante a las condiciones de poca luz.

Otras personas están leyendo

Plantación

Siembra la parra virgen en una maceta de tamaño mediano que contenga una mezcla compuesta por una parte de perlita con dos partes de tierra para macetas. Esto aumentará el drenaje y la fertilidad del suelo, lo que ayudará a prevenir la putrefacción de las raíces. Ubica la maceta cerca de una ventana que mire hacia el este, ya que esta planta requiere sombra parcial durante los momentos más calurosos del día.

Asegúrate de que la temperatura ambiente del lugar donde se encuentra la planta sea de 65°F a 80°F (18°C a 26°C) durante la primavera y el verano y de 55°F a 70°F (12°C a 21°C) durante el otoño y el invierno. La parra virgen es tolerante a las temperaturas típicas de una casa. Sin embargo, puedes colocar un termómetro cerca de la planta para controlar mejor estas condiciones.

Riego

Riega la planta tres veces por semana durante la primavera y el verano, lo suficiente como para mantener la tierra ligeramente húmeda la mayor parte del tiempo. Esta planta necesita humedad principalmente durante la estación de crecimiento, de lo contrario, puede marchitarse. Reduce el riego a una vez por semana durante el otoño y el invierno. Entre riegos, deja que al menos una pulgada (2,5 cm) de la superficie de la tierra se seque. No debes permitir la acumulación de agua estancada, ya que las raíces podrían pudrirse y esto sería letal para la planta.

Fertilización

Aplica un fertilizante NFP equilibrado con graduación 10-10-10 una vez al mes. Riega la planta antes y después de la aplicación, de lo contrario, los altos niveles de nitrógeno pueden quemar las raíces. Sigue las instrucciones del envase para una dosificación y aplicación correctas. Reduce la frecuencia de fertilización durante el invierno a una vez cada dos meses, ya que la planta no necesitará tanta cantidad de nutrientes.

Enfermedades

Controla la parra virgen a diario para detectar la presencia de infestaciones de hongos y plagas. Las manchas blancas que parecen polvo sobre el follaje pueden indicar una infestación de oídio. Quita las hojas afectadas de inmediato y quémalas en un lugar alejado para prevenir la propagación de esporas fúngicas entre otras plantas. Este método también estimula el nuevo crecimiento, ya que la planta buscará reemplazar las hojas que ha perdido.

El follaje pálido con manchas amarillas puede indicar la presencia de ácaros. Las telarañas en la parte inferior de las hojas son otro modo de identificarlos. Las plantas afectadas deben aislarse para prevenir la propagación de ácaros a otras plantas. Quita las hojas dañadas o infestadas y utiliza un paño húmedo para limpiar el resto de las hojas. Rocía frecuentemente la parra virgen con agua para evitar la reaparición de los ácaros.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles