Salud

Cómo cuidar una episiotomía postparto

Escrito por ehow contributor | Traducido por carrie king
Cómo cuidar una episiotomía postparto

Cómo cuidar una episiotomía postparto. Una episiotomía es una incisión quirúrgica que se hace a lo largo del perineo ( el área de piel y músculos entre la vagina y el recto) para facilitar un parto seguro para tu bebé o simplemente para acelerar el parto. Aquí hay algunos consejos para aliviar el dolor de una episiotomía o desgarro vaginal luego del parto.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Almohadas
  • Secador de cabello
  • Servilleta higiénica obstétrica
  • Almohadillas de hamamelis
  • Botellas de agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Investiga y toma conocimiento sobre cómo puedes evitar una episiotomía (ver "Cómo evitar una episotomía").

  2. 2

    Evita tocar la herida abierta. Diseminar gérmenes puede causar una infección que aumentará tu incomodidad enormemente. Siempre lávate las manos antes de aplicar cualquier medicación al área afectada.

  3. 3

    Pide compresas heladas para tu perineo ni bien llegues al área de recuperación. La mayoría de las enfermeras te las darán, pero si no lo hacen, pídelas inmediatamente. El frío disminuirá la hinchazón de manera significativa. Si en el hospital donde estás no tiene compresas de hielo, pide que mojen y congelen una servilleta higiénica obstétrica en un bol. Tendrás una almohadilla absorbente que se adapte a tu forma natural y una compresa helada en uno. Si usas compresas de hielo en la recuperación no deberías necesitarlas cuando estés en tu casa, pero puede ser confortante si tienes inflamación prolongada.

  4. 4

    Pon almohadillas para hemorroides en tu servilleta higiénica. Hamamelis, el ingrediente principal en la mayoría de las almohadillas para hemorroides, ayuda a disminuir la inflamación de la piel. Pon 3 a 5 almohadillas en tu servilleta higiénica para que queden directamente contra tu perineo. Cámbialas con la misma frecuencia con la que cambias la servilleta.

  5. 5

    Usa una peri-botella para orinar. Luego del parto, tu hospital debería darte una, pero si no lo hacen, puedes comprar una en una farmacia. Una peri-botella es simplemente una botella llena con agua tibia. Cuando orinas, presionas para que salga un chorro que diluye la orina y disminuye el ardor. Vuelve a llenar la botella y usa el agua para limpiar tu perineo y vagina luego de orinar. Seca el área desde adelante hacia atrás para evitar desparramar gérmenes desde el recto hasta el área vaginal, o sécala con aire si está muy sensible al tacto.

  6. 6

    Alterna entre estar sentada y caminar. Caminar puede ser un buen ejercicio para aumentar el flujo sanguíneo y acelerar la cicatrización, pero no exageres en las primeras semanas de recuperación. Si comienzas a sentir dolor, cambia de posición.

  7. 7

    Siéntate en un baño caliente 3 o 4 veces al día. La mayoría de las salas de parto te darán un baño de asiento que estará sobre el asiento del inodoro o puedes comprar uno en una farmacia. También puedes entrar a una bañera caliente, pero pídele primero consejo a tu doctor. El agua caliente tranquilizará el perineo y ayudará a limpiar la herida.

  8. 8

    Aplica un rociador tópico sobre el perineo. Algunos hospitales o médicos te darán un rociador anestesiante y una receta para volver a llenarlo. También puedes comprar la versión de venta libre de este rociador tópico en la farmacia.

  9. 9

    Siéntate en una almohada o aro inflable. Nuevamente, puede que te lo den o puedes conseguirlo en una farmacia.

  10. 10

    Haz ejercicios Kegel. Logras estos ejercicios Kegel simplemente al apretar los músculos del piso pélvico. Pretende que estás intentando cortar el chorro de orina. Haz 10 a 12 ejercicios cada vez que alimentas a tu bebé para ayudar a ajustar los músculos del piso pelviano y aumentar el flujo sanguíneo al perineo.

Consejos y advertencias

  • Deja que otros te cuiden. Tu trabajo es descansar y alimentar a tu bebé. Deja que tu familia y amigos cocinen, limpien y cuiden a tus otros hijos.
  • Intenta evitar la episiotomía. Por supuesto, si tu hijo está bajo estrés y una episiotomía acelerará el parto, sigue el consejo de tu médico. Sin embargo, la mayoría de las mujeres no requieren una episiotomía par un parto seguro. Hay un debate sobre si la incisión quirúrgica duele menos y sana más rápido que el desgarro y estiramiento natural del piso pélvico.
  • Consulta a tu médico o partera inmediatamente si los intentos de aliviar el dolor no ayudan, si el dolor aumenta o si tienes fiebre o una erupción.
  • Si tienes preguntas o preocupaciones, contacta a tu médico u otro profesional de la salud antes de involucrarte en cualquier actividad relacionada con salud y dieta. Esta información no debe tomarse como reemplazo de consejo o tratamiento médico.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media