Cómo cuidar a gatitos recién nacidos y a la gata madre

Escrito por melissa voelker | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cuidar a gatitos recién nacidos y a la gata madre
(Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Criar gatos puede ser una experiencia excitante y gratificante cuando todo sale bien. El cuidado adecuado de la gata madre y de sus cachorros recién nacidos requerirá de mucho tiempo hasta asegurarte de que tu experiencia de criarlos es agradable. Recordando algunos pasos importantes, puedes ocuparte de los gatitos y de su madre con muy pocos problemas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una caja
  • Toallas/cobijas/sábanas suaves
  • Alimento para gatos
  • Lecho de arena higiénica para animales domésticos
  • Platos para alimento y recipiente para agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Prepara un lugar para que vivan los gatos y su madre. Elige una caja que sea lo suficientemente grande para que entre toda la familia felina, pero lo suficientemente pequeña para que se sienta protegida. Colócala en un lugar tranquilo y cálido donde los gatos tengan poco de qué preocuparse en cuanto a ser atacados por otras personas o por otros animales. Rellena la caja con toallas, sábanas o cobijas limpias. Asegúrate de que estén limpias antes de colocarlas en la caja, y prepara otras adicionales para cuando haya que lavar estas. Esto debes hacerlo periódicamente, ya que el lugar donde duermen los gatitos y su madre puede ensuciarse pronto.

  2. 2

    Coloca todo lo que la gata necesita cerca de la caja. No debe alejarse fuera de la vista de sus gatitos cuando necesite comer, beber o usar el "baño", de manera que asegúrate que su lecho de arena higiénica , su plato de comida y su recipiente con agua estén cerca. Mientras amamanta a sus retoños, asegúrate de alimentarla con una comida de buena calidad. Ella bajará de peso o se enfermará si no le das nutrientes adicionales mientras los amamanta, y también es bueno para su cuerpo tener nutrientes extra para pasárselos a los hijos mientras se desarrollan.

  3. 3

    Asegúrate que la madre tenga acceso constante a los gatitos. Ella los limpiará y los ayudará a defecar durante las primeras semanas de su vida, de modo que es importante que pueda llegar a ellos cada vez que necesiten ser alimentados o deban ir al baño. Si ella sale de la caja, asegúrate de que pueda regresar fácilmente. No cierres puertas ni portones entre ella y sus hijitos. También es importante que no muevas la caja con los gatitos dentro a no ser que ella esté allí cuando lo hagas. Si vuelve y encuentra que su familia no está, se puede estresar y ponerse frenética mientras los busca.

  4. 4

    Sigue cuidando a los gatitos cada vez menos durante las primeras semanas. Que un ser humano levante y acaricie a sus bebés puede molestarle a la madre, y posiblemente podrías traspasarle gérmenes que los enfermaría. Los gatitos son muy frágiles en sus primeras semanas de vida, de manera que los niños pequeños no deben alzarlos hasta que tengan de 8 a 12 semanas de edad. Incluso, es importante observarlos a diario y asegurarse de que no muestran signos de enfermedad o lastimaduras. Asegúrate de lavarte bien las manos antes de tocarlos para inspeccionarlos.

  5. 5

    Dentro de las primeras semanas de la vida de los gatitos, llama a tu veterinario para ver si debes llevarlos para que los revise. Asegúrate de decirle si has encontrado algún signo de enfermedad o comportamiento extraño, para que pueda tomar una decisión basada en información. Si algo parece no andar bien en la gata o en sus hijitos, probablemente el veterinario te pida que los lleves de inmediato para examinarlos. Pero, si todo parece andar bien, y la gata se está ocupando bien de sus bebés, te dirá que esperes hasta llevarlos. Moverlos demasiado puede ocasionar estrés a toda la familia felina, así que si puedes esperar para sacarlos de tu casa, puedes evitarles una tensión innecesaria.

Consejos y advertencias

  • Simplemente porque pusiste una caja para que la gata dé luz a los gatitos no significa que en realidad la vaya a usar. Si tiene su lecho de arena higiénica en otro lado (como debajo de tu cama o en un armario o vestidor), muda a toda la familia gatuna a la caja cuando la madre te permita hacerlo. Trata de llevar la caja lo más cerca posible del lugar dónde tuvo a los gatitos, y probablemente se sienta más cómoda allí. Si saca a sus bebés de la caja, llévala al nuevo lugar donde colocó el lecho de arena higiénica y fíjate que funciona mejor para ella.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles