Cómo cuidar un helecho de Boston (Nephrolepis Exaltata Bostoniensis)

Escrito por sharon sweeny | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cuidar un helecho de Boston (Nephrolepis Exaltata Bostoniensis)
Las hojas del helecho de Boston se doblan sobre el borde de la maceta y caen con elegancia. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

Al principio popularizada durante la época victoriana, un helecho de Boston (Nephrolepis exaltata Bostoniensis) es un ornamento que va bien en cualquier plan de decoración. Sus hojas largas y arqueadas se ven igual de bien si la planta está colgada o en un macetero de pie. Varias mutaciones de la original circulan en el mercado. Algunas tienen un follaje alborotado o dividido con precisión, mientras que otras especies crecen mejor con niveles de luz más bajos que la original.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Regadera
  • Fertilizante para plantas de interior soluble en agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca tu helecho en la luz brillante, pero procura que no le dé de manera directa. Un buen lugar es en frente de una ventana que apunte al este o a unos cuantos metros de distancia de una ventana que esté mirando o bien al sur o bien al oeste.

  2. 2

    Riega cuando lo superficie de la tierra se sienta seca cuando la toques. Nunca dejes que se reseque totalmente.

  3. 3

    Fertiliza el helecho de Boston una vez al mes durante la estación en la que crece con fertilizante para plantas de interior reducido a la mitad. Si aplicas demasiado fertilizante, harás que las hojas se vuelvan marrones, comenzando en las puntas. Si, por el contrario, no pones lo suficiente, las hojas, que se suponen tienen que ser de un verde brillante, se pondrán como de un verde amarillento.

  4. 4

    Proporciona un poco más de humedad con un humidificador. Vaporizar las hojas del helecho no es un método efectivo y puede ayudar a que se desarrollen manchas en las hojas.

  5. 5

    Limpia las hojas de vez en cuando a fin de poder remover el polvo y la suciedad que impide que la luz del sol llegue a la planta. Si rocías suavemente con la manguera del fregadero o de la ducha, en general es suficiente. Otra buena opción es darle la vuelta y sumergir solo el foliaje dentro de un cuenco con agua.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles