¿Cómo cuidar las heridas en la rodilla?

Escrito por chris sherwood | Traducido por cp mérida
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo cuidar las heridas en la rodilla?
Protege tus rodillas contra las lesiones. (knee image by Vasily Smirnov from Fotolia.com)

Las rodillas están en constante movimiento, a menudo tomando el peso de la presión y el impacto cuando te arrodillas o te caes. Fuera de las rodillas hay una frágil capa de tejido de la piel que puede ser cortada o raspada. En el interior de las rodillas son más los tejidos que pueden ser heridos, incluyendo el tejido muscular y el tejido óseo del hueso rodeado de ligamentos, tendones y cartílagos. Como tal, las heridas de rodilla pueden ser un reto cuando se trata del tratamiento de heridas.

Otras personas están leyendo

Tratar el sangrado

Usa una toalla limpia, una toallita o una gasa para colocar una presión firme sobre la herida. Mantén la presión sobre la herida hasta que deje de sangrar completamente. Esto puede tardar 10 minutos o más. Si el sangrado no se detiene, la Clínica Mayo recomienda colocar otro vendaje o un pedazo de tela limpia sobre la primera para seguir absorbiendo la sangre y una presión directa en la arteria por encima de la rodilla. Si la hemorragia persiste, busca ayuda médica.

Limpia la herida

Limpia la herida con jabón suave y agua tibia. Si es posible, limpia la herida con agua corriente para ayudar a lavar cualquier suciedad o mugre en la herida. Para ello, pon tu pierna debajo de una cabeza de ducha, si la rodilla no se lesiona como para ser capaz de ponerte de pie.

Prevenir la infección

Aplica una crema antibiótica de venta libre para el área de la herida, o vierte agua oxigenada sobre la herida para ayudar a prevenir la infección. Cubre la herida firmemente con una gasa limpia y envuelve la rodilla en el vendaje elástico para evitar que la suciedad y otras sustancias entren en la herida.

El control de la hinchazón

Envuelve una bolsa de hielo con una toalla y aplica el hielo a la rodilla durante 15 a 20 minutos, cuatro veces al día hasta que la inflamación disminuya. No apliques el hielo directamente sobre la rodilla sin la toalla. El cuerpo responde a la herida de la rodilla inundando la zona afectada con las células blancas de la sangre para ayudar a curar la rodilla. Estas células de la sangre puede causar inflamación. El hielo ayuda a reducir la inflamación, así como el dolor asociado con la lesión.

Elevación

Cuando la herida ha sido asegurada, eleva la rodilla colocándola la pierna sobre una almohada mientras estás acostado, o en una silla al sentarte si la herida te permite colocar la pierna recta. Descansa la pierna tanto como sea posible, y mantiene el área de la herida limpia y seca.

Cuándo llamar a un doctor

Llama a un médico o busca atención médica si el sangrado no se detiene, o si no sientes bien la rodilla. Por ejemplo, si tienes un dolor insoportable, los bultos perceptibles, la imposibilidad de realizar ningún tipo de presión sobre la rodilla o si sospechas que podrías haber roto tu rótula. Si la herida es profunda lo suficiente como para que no puedas hacer que los bordes se mantengan juntos o si los bordes están dentados, puede que necesites puntos de sutura o un adhesivo cutáneo, según la Academia Americana de Cirujanos de Familia.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles