Cómo cuidar pacientes ancianos que están postrados en cama

Escrito por ashley brown | Traducido por patricia a. palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cuidar pacientes ancianos que están postrados en cama
Los miembros de la familia pueden trabajar con enfermeras para dar atención. (nurse on duty image by Pix by Marti from Fotolia.com)

Cuidar de un paciente anciano y postrado en cama requiere de un conjunto de habilidades especiales. Si bien muchas de estas habilidades se pueden aprender, otras son heredadas, como la bondad y la compasión. Para cuidar de un anciano que está postrado en cama se requiere que comprendas qué es la dignidad. El paciente puede estar en desventaja, pero no se le puede negar su derecho a recibir un trato humano. Puedes hacer que la situación sea más tolerable, poniendo mucha atención a los detalles que rodean las necesidades del paciente.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Instrucciones

  1. 1

    Baña al paciente todos los días. Permite que él se bañe solo si puede hacerlo.

  2. 2

    Masajea o frota la espalda del paciente con una loción o talco para promover la circulación de la sangre. Una circulación sanguínea adecuada es la clave para reducir las úlceras por presión. Aprovecha esta oportunidad para revisar las úlceras por presión.

  3. 3

    Crea un programa de higiene dental. Cepilla los dientes del paciente después de las comidas o permite que él se cepille solo si puede hacerlo. Limpia con frecuencia las prótesis del paciente, si es el caso.

  4. 4

    Mantén la apariencia física del individuo. El cepillado, afeitado, corte de uñas y técnicas de cuidado personal comunes son importantes, sea el paciente hombre o mujer.

  5. 5

    Cambia la posición de la persona en la cama con regularidad, al menos cada dos horas si esto es algo que ella no puede hacer por sí sola. Guía los movimientos del paciente si este no es capaz de hacer ciertos movimientos por sí mismo. Usa una sábana y un ayudante para cambiar la posición del individuo que no puede moverse lo suficiente. Evita levantar a un paciente sin ayuda, porque esto podría ocasionarte daños a ti o al enfermo.

  6. 6

    Cambia las sábanas y mulle las almohadas por lo menos una vez al día para mejorar la comodidad del paciente y reducir las posibilidades de escaras o coágulos de sangre.

  7. 7

    Comunica y da apoyo emocional al individuo. Esto le ayudará a aliviar los sentimientos de tristeza o soledad. Algunas actividades reconfortantes pueden ser cosas pequeñas, como leer, ver televisión o escuchar música.

  8. 8

    Prepara comidas de acuerdo a las capacidades físicas del paciente. Tal vez tengas que cortar los alimentos en trozos más pequeños o buscar fuentes de nutrición suplementaria.

  9. 9

    Proporciona al paciente pequeñas cantidades de comida a la vez. Las porciones grandes pueden enfriarse demasiado rápido, y no querrás volver a calentar con frecuencia la misma comida.

  10. 10

    Reporta cualquier cambio en la condición física o el estado mental y otras observaciones adicionales.

Consejos y advertencias

  • Contrata a un profesional médico si estás proporcionando atención en el hogar a un ser querido cuyas necesidades son demasiado para ti. Aunque la competencia básica en las necesidades del paciente puede ayudar en una crisis, lo mejor es consultar a un hospicio, centro de vida asistida, hospital o asilo y pedir una remisión de personal especialmente capacitado para brindar atención en el hogar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles