DESCUBRIR
×

Cómo cuidar a una planta cebra

Actualizado 21 febrero, 2017

La Aphelandra, comúnmente llamada planta cebra, ha rebicido su nombre de sus tiras blancas como las de una cebra que contrastan con sus hojas verde oscuro. La cebra también produce flores amarillas. Aunque puede ser difícil hacer que estas plantas florezcan en una casa, es posible lograrlo si les provees el cuidado apropiado.

Instrucciones

Cebra de Burchell image by Moremi from Fotolia.com
  1. Pon las plantas cebra en la luz moderada de una ventana al este o al oeste. La planta no tolera bien la luz solar directa, por lo tanto es mejor filtrar la luz con una cortina transparente. Si no puedes filtrarla, debes mover la planta unos pocos centímetros lejos de la ventana.

  2. Provee a las plantas cebras un ambiente cálido y húmedo hasta que florezcan. Estas plantas deben permanecer en ambientes de temperaturas mayores a los 65 grados Fahrenheit (18,3 ºC). Pon las plantas en una bandeja de guijarros para incrementar su humedad. Cuando la planta haya terminado de florecer, dale un ambiente más fresco por un par de meses.

  3. Mantén la mezcla de la maceta húmeda regándola frecuentemente. Si ha crecido frente a una ventana al este o al oeste, una planta cebra necesitará agua una vez por semana. Sin embargo, luego de que haya florecido, disminuye el agua por un par de meses permitiendo que la mezcla de la maceta se seque casi por completo entre riegos.

  4. Corta el follaje de la planta cebra dejando tres o cuatro hojas sanas luego de que haya florecido si quieres que la misma vuelva a florecer. La planta se ramificará y puede regenerar las flores. Luego del periodo de descanso post florecimiento, reanuda el cuidado normal de la planta.