Cómo cuidarse de las hemorroides postparto

Escrito por ehow contributor | Traducido por daniela laura arjones
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cuidarse de las hemorroides postparto
Cuídate de las hemorroides postparto.

Debido al increíble empuje involucrado en dar a luz una nueva vida, muchas mujeres sufren de hemorroides postparto. Un régimen diario constante de la nutrición, higiene y ejercicio puede ayudar a reducir la aparición de hemorroides y molestias.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Almohada inflable con forma de anillo
  • Secadores de pelo
  • Servilletas sanitarias obstétricas
  • Almohadillas de agua de hamamelis
  • Botellas de agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Evita el estreñimiento. Consume una dieta rica en fibra y granos enteros. Come muchas frutas y verduras frescas. Bebe de 8 a 10 vasos de agua al día. Haz ejercicio, incluso si es sólo un paseo de 10 minutos a paso ligero. Si todo lo demás falla, pregunta a tu proveedor de atención médica acerca de los laxantes.

  2. 2

    Coloca almohadillas hemorroidales en tu toalla sanitaria. El Hamamelis es el ingrediente principal en la mayoría de pastillas de hemorroides y ayuda a disminuir la hinchazón en el tejido de la piel. Pon 3 a 5 almohadillas en tu toalla sanitaria justo contra tu recto y cámbialas las veces que cambies tu toalla. Utiliza almohadillas para las hemorroides en lugar de papel higiénico si éste es demasiado doloroso.

  3. 3

    Limpia tu área rectal a fondo después de cada evacuación. Utiliza una botella de peri después de tener una evacuación intestinal. Tu sanatorio debe proporcionarte una, pero si no lo hacen, puedes comprarla en una farmacia. Se trata simplemente de una botella con atomizador para llenar con agua tibia. Echa el agua en tu ano después de tener una evacuación intestinal. Seca el área con aire seco si es demasiado sensible para usar el papel higiénico o utiliza almohadillas hemorroidales para limpiar el recto.

  4. 4

    Seca con aire tu área rectal. En un ambiente privado, estate en la cama sin ropa interior o con la compresa higiénica. Coloca toallas debajo de ti para absorber cualquier secreción vaginal y toallas si la descarga es pesada. Acuéstate con las rodillas dobladas y los pies planos. Deja que tu recto se seque naturalmente o ten un secador de pelo de 10 a 12 pulgadas (25 a 30 cm) de distancia en la posición más baja. Un secador de pelo acelerará el secado y el calor se sentirá bien.

  5. 5

    Alterna entre sentarte y caminar. Una caminata puede ser un buen ejercicio para aumentar el flujo sanguíneo y acelerar la curación, pero no exageres en las primeras semanas de recuperación. Si comienzas a sentir dolor, cambia tu posición.

  6. 6

    Siéntate en un baño de agua tibia 3 o 4 veces al día. La mayoría de los centros de maternidad te proporcionarán un asiento de baño para descansar en un taza de inodoro o puedes comprar uno en una farmacia. También puede sumergirte en una tina caliente, pero mejor consúltalo con tu médico. El agua caliente calma la zona rectal y ayudar a limpiar tus hemorroides.

  7. 7

    Aplica un spray tópico para las hemorroides. Algunas de las instalaciones o médicos te proporcionarán un spray adormecedor u otras cremas para hemorroides y te darán una receta por si necesitas más. También puedes comprar una versión de venta libre de pulverización tópica o cremas de hemorroides en la farmacia. Pregúntale a tu médico o partera sobre qué productos son más eficaces.

  8. 8

    Siéntate en un almohadón o anillo inflable. Una vez más, te pueden dar un anillo de tu centro de partos y están disponibles en la mayoría de las farmacias. Siéntate sólo por períodos cortos de tiempo, ya que el anillo puede disminuir la circulación sanguínea del área rectal y curarse lentamente.

  9. 9

    Aplica hielo o calor. Algunas mujeres necesitan bolsas de hielo, otras necesitan la almohadilla. Alterna entre el hielo y calor para encontrar lo que funciona mejor para ti.

  10. 10

    Realiza ejercicios de Kegel. Haz estos ejercicios simplemente apretando los músculos del piso pélvico. Finge como si estuvieras tratando de detener un flujo de orina. Haz de 10 a 12 ejercicios de Kegel cada vez que alimentes al bebé para aumentar el flujo sanguíneo en la zona rectal. No sólo va a disminuir el riesgo de hemorroides, sino también estarás fortaleciendo los músculos del suelo pélvico y la zona vaginal.

Consejos y advertencias

  • Evita levantar objetos pesados​​, ya que esto puede poner tensión en el área rectal. Si tienes que recoger a tus hijos, haz un Kegel, sostenlo y luego levántate. Recuerda levantar con las piernas y no la espalda y las nalgas.
  • Consulta a tu médico o partera si los intentos para aliviar el dolor y el malestar no funcionan. Los procedimientos quirúrgicos pueden eliminar el tejido hemorroidal por el recto.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles