Cómo cultivar un jardín de musgo bajo techo

Escrito por faith schuster | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Hay cientos de especies distintas de musgo. A diferencia de la mayoría de las plantas, el musgo no desarrolla un sistema radicular sino que produce esporas que construyen una estructura similar a la raíz, la cual se interna en la tierra o se adhiere a la superficie de las rocas o de un muro de piedra. A medida que se desarrolla, comienzan a surgir hojas diminutas. Cientos de ellas, incluso miles, pueden crecer una junto a la otra en una pequeña superficie de musgo. La naturaleza inusual de estas plantas las convierte en una opción atractiva para un jardín bajo techo. Con algunos elementos básicos y un poquito de esfuerzo, es posible llevar algo del grandioso exterior para disfrutarlo en tu casa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un contenedor
  • Musgo
  • Una pala de mano pequeña
  • Un plato de plástico
  • Grava o piedrecillas
  • Tierra para macetas
  • Turba (optativo)
  • Elementos decorativos (optativo)
  • Una botella rociadora plástica

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Consigue el contenedor adecuado. El musgo crecerá bien en una variedad de recipientes incluyendo terrarios, tazones de vidrio, peceras pequeñas, botellas anchas y vasos bajos. La mayoría requiere de un clima húmedo y prosperará en un medio donde se pueda mantener el calor y la humedad.

  2. 2

    Aprende dónde encontrar el musgo que necesitas para hacer tu jardín bajo techo. El musgo crece a la intemperie en zonas ligeramente sombreadas donde abunda el suelo húmedo. Tal vez haya alguno creciendo en tu propio patio; de lo contrario pregunta a amigos y familiares si puedes buscar y tomar pequeños cortes de los que tengan en sus casas. En caso de no conseguirlo o de que quieras una variedad en particular, puedes adquirirlo de un catálogo en línea como mossacres. com

  3. 3

    Recoge cuidadosamente el musgo utilizando una pala de mano pequeña para remover un trozo. Al cortarlo, asegúrate también de tomar alrededor de una pulgada o pulgada y media del medio donde crece. Esto te garantizará que el protonema, el sistema radicular del musgo, no se dañe. Coloca la pieza en un plato de plástico para transportarla hasta tu casa.

  4. 4

    Llena un cuarto del contenedor con piedrecillas o grava. Agrega una capa gruesa de tierra hasta completar la mitad de su volumen. Si lo deseas, añade una capa muy fina de turba encima de la tierra ya que a los musgos les gustan los suelos ligeramente ácidos. No apisones la tierra; el musgo crece mejor en un suelo suelto, sin compactar. Coloca con cuidado tu pieza sobre el suelo ejerciendo una leve presión para que se asiente. Si quieres decorar tu jardín de musgo con elementos como figuras de cerámica, colócalas en este momento.

  5. 5

    Ubica tu jardín de musgo en un sector de tu casa semisombreado lejos del sol directo y rocíalo con regularidad. Una botella rociadora plástica con agua a temperatura ambiente resulta ideal para esta tarea. Es importante mantener el musgo húmedo pero sin saturarlo, ya que al encontrarse en un recipiente cerrado podría pudrirse. Observa cada tanto tu jardín para ver si necesita ser rociado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles