¿Cómo cultivar loroco?

Escrito por danielle hill | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo cultivar loroco?
Tú mismo puedes hacer tu propia plantación de loroco. (Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images)

El loroco (Fernaldia pandurata) es una planta herbácea perenne que produce flores comestibles que se utilizan en comidas en centroamericanas, como las pupusas salvadoreñas. Si el clima local es propicio para el cultivo de loroco, puedes hacer tu propia plantación y experimentar con sus flores en tu propia cocina.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Semillas o esquejes de loroco
  • Tierra
  • Agua
  • Pala
  • Una hoja de plástico transparente
  • Un alambre

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Seleccione un lugar donde la tierra reciba luz directa del sol durante por lo menos seis a ocho horas diarias. Escoge un lugar donde la tierra no esté expuesta a fuertes vientos y donde el suelo esté bien drenado. Evita los lugares en la parte inferior de una colina o en un terreno inclinado. Espera hasta que la temperatura baja diaria supere los 59 grados Fahrenheit (15 grados Celsius).

  2. 2

    Planta las semillas de loroco directamente en el suelo en un lugar soleado y protegido. Planta los esquejes - si es que eliges utilizarlos en lugar de las semillas - directamente en el suelo. Cubre los esquejes con una carpa de plástico transparente extendida sobre aros de alambre, lo que será útil para protegerlos de la humedad.

  3. 3

    Riega las nuevas plantas de loroco inmediatamente después de la siembra. Espera dos o tres días antes para volver a regar, con el fin de permitir que el suelo se seque completamente entre los riegos. Utiliza una a dos cubetas de agua, cada cuatro o cinco semanas, una vez que la nueva planta se haya establecido. Detén el riego cuando las plantas alcancen la madurez plena, siempre que el área reciba lluvias regulares.

  4. 4

    Aplica insecticida y fungicida en el suelo que rodea a la planta para protegerla contra los áfidos y las típicas enfermedades fúngicas. Asegúrate de que el suelo esté bien drenado, añadiendo el humus necesario para evitar que el agua se estanque, lo cual podría causar problemas de hongos y acelerar la enfermedad.

  5. 5

    Fertiliza la planta durante el otoño o la primavera siguiente a su plantación. Utiliza humus o abonos maduros como fertilizantes. Mezcla dos o tres cubetas de fertilizante en el suelo que rodea el tronco de la planta. Repite esto una vez cada dos o tres años.

Consejos y advertencias

  • Ajusta la composición del suelo a tu clima local. En un clima alpino, usa cuatro partes de turba, dos partes de tierra, una parte de piedra pómez y una parte de materia orgánica. En un clima continental, reduce la turba a tres partes y aumenta la piedra pómez a dos partes. En un clima mediterráneo, reduce aún más la turba a dos partes y aumenta la pómez a tres partes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles