Cómo cultivar menta verde

Escrito por mayra cabrera
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Introducción
  • Introducción

    Cómo cultivar menta verde

    La menta verde o Mentha piperita, también se le conoce como menta inglesa y es de la familia Lamiaceae. Es una planta perenne originaria de Mesopotamia y que puede crecer hasta 90 cm. Posee hojas que pueden medir más de 5 cm, de forma oval y peciolada con bordes aserrados. Se utiliza mucho tanto como digestivo y en medicina natural. También es muy usada para aderezar, condimentar y aromatizar. La menta es de rápido crecimiento y pueden propagarse con facilidad gracias a sus raíces y tallos fuertes. Aprende cómo cultivar tu propia menta en casa.

    Menta cultivada en jardín. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

  • 1 / 4

    Dependiendo de la época del año en que vayas a cultivar, dependerá el tipo de cultivo. Es preferible que la cultives entre junio y julio, pero también es posible en otros meses. Si es a finales de invierno, utiliza esquejes; si quieres cultivar menta entre primavera y principios de otoño, utiliza brotes laterales o estolones. Ya en pleno otoño, toma fragmentos con raíz (rizomas) que tengan casi 5 cm; plántalos directamente en el suelo, aunque al acercarse el invierno mejor hazlo en macetas y cuando comience a mejorar el clima, ya puedes trasplantarlos a tu jardín.

    A mediados de año es la mejor época para cultivar menta. (Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images)

  • 2 / 4

    La menta crece bien en suelos húmedos, con humus y con suficiente drenaje, por lo que debes preparar el suelo donde vas a plantarla enriqueciéndolo con fertilizante comercial u orgánico. Afloja y remueve la tierra con una pala. Añade composta o humus de lombriz al suelo en una proporción de 1 kg por metro cuadrado. Con la pala o el rastrillo, haz surcos de 20 cm de separación. Riega abundantemente.

    Si plantas menta en una maceta dispondrás de sus hojas todo el año. (Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

  • 3 / 4

    En un mercado o tienda de plantas, compra menta fresca con todo y raíz y sepárala en secciones: estos serán los esquejes. Entiérralos en la parte acanalada del surco que está humedecida. Riega un poco más. A los 10 días revisa la menta y retira otro tipo de hierbas que hayan crecido. Añade con la pala más tierra enriquecida con humus y riega. Repite la operación a los 20 días. Si plantas a partir de semillas, debes hacerlo en primavera en almácigos o bandejas con contenedores plásticos. Una vez crecida la plántula, pásala a macetas o al suelo.

    Cuando creces menta en almácigos, espera a que esté desarrollada la plántula antes de trasplantarla. (Thomas Northcut/Digital Vision/Getty Images)

  • 4 / 4

    Tanto en maceta como en el suelo, al mes ya puedes hacer la primera cosecha: recorta a unos 5 cm de la base la menta, sin dañar las hojas. Repite la operación a los 50 días. Es importante hacer esta poda para evitar que se propague la menta si cultivaste en suelo. En dado caso coloca espaderas o palitos para que crezca de forma vertical y no horizontal.

    La menta es muy sencilla de cultivar y de propagarse. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

  • Lista de verificación

    Algunos cosas que podrías necesitar

    • Pala
    • Rastrillo
    • Menta fresca con raíz
    • Semillas de menta
    • Agua
    • Espaderas o palitos

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles