Cómo cultivar tomates San Marzano

Escrito por lisa parris | Traducido por contributing writer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cultivar tomates San Marzano
Como sabrás existen muchas variedades de tomates. (Photozek07/iStock/Getty Images)

Se suele considerar a los tomates San Marzano los mejores del mundo para preparar salsa para pasta. Cultivados en los ricos suelos volcánicos del monte Vesubio, son más gruesos y dulces que los tomates Roma y tienen un sabor más intenso y menos ácido. Aunque no es posible garantizar que los tomates San Marzano cultivados en casa tendrán el mismo sabor que los italianos, los jardineros más atrevidos podrán encontrar semillas e incluso plantas a través de internet. Con los cuidados adecuados unas cuantas de estas tomateras podrán poner la salsa en tu vida durante meses.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Semillas de tomatera San Marzano
  • Macetas
  • Fertilizante orgánico
  • Mantillo
  • Varas de media pulgada (1,3 cm) de grosor y 8 pies (2,5 m) de largo
  • Sombrilla o tela (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Consigue semillas o tomateras San Marzano en viveros de confianza. Planta las semillas en macetas individuales entre seis y ocho semanas antes de la última helada. Riega bien las macetas y colócalas en un lugar soleado. En condiciones normales, las semillas de San Marzano germinarán entre seis y 10 días después.

  2. 2

    Busca un lugar para la plantación. Las tomateras San Marzano necesitan mucho sol para crecer bien, así que elige una ubicación que reciba al menos siete horas de sol al día.

  3. 3

    Prepara el lugar elegido y labra la tierra con una pala o escardillo y añade aproximadamente 30 kg de fertilizante orgánico por metro cuadrado de suelo. Mezcla el fertilizante con los primeros cinco hasta diez centímetros de tierra.

  4. 4

    Una vez que las plantas tengan al menos dos hojas y un mínimo de entre tres a cinco pulgadas (7,5 cm y 12,5 cm) de altura podrán ser trasplantadas. Haz un agujero de entre 10 y 15 cm de profundidad para cada tomatera. Deposita la maceta de turba en el agujero y, si fuese necesario, ajusta la profundidad para poder enterrar toda la planta, de modo que tan sólo las dos hojas superiores queden al aire. Deja entre de 18 a 24 pulgadas (46 y 51 cm) de espacio entre cada planta y al menos 36 pulgadas (92 cm) de distancia entre hileras.

  5. 5

    Coloca el trasplante en el centro del agujero y aplasta la tierra a su alrededor presionando suavemente para compactarla alrededor del tallo principal. Antes de que transcurran diez minutos, riega cada planta con cuatro litros de agua templada, pues esto ayudará a prevenir el "choque postrasplante" y facilitará que las raíces se extiendan.

  6. 6

    Riega a diario los nuevos trasplantes con dos cuencos de agua templada durante una semana. Después de este tiempo, riega las plantas dos o tres veces por semana dependiendo del índice de precipitaciones en tu zona. En climas secos o extremadamente calurosos, es posible que tengas que aumentar la frecuencia de riego.

  7. 7

    Echa mantillo alrededor de las tomateras 14 días después del trasplante. Esto ayudará a que la tierra de alrededor retenga la humedad y prevendrá el nacimiento de hierbajos. Esparce el mantillo alrededor de la base de la planta, creando un círculo de una pulgada (2,5 cm) de grosor y 12 pulgadas (30,5 cm) de diámetro.

  8. 8

    Apuntala las tomateras seis semanas después del trasplante. Selecciona varas de media pulgada (1,3 cm) de grosor y 8 pies (2,5 m) de altura, pues las tomateras San Marzano tienden a subir más que las tomateras comunes. Introduce las varas en la tierra unas 18 pulgadas de profundidad y 3 pulgadas (45 cm a 8 cm) de distancia de la base de la tomatera. Ata la planta a la vara sin ahogarla para que pueda seguir creciendo con normalidad.

  9. 9

    Agita las plantas cuando empiecen a florecer. Agita suavemente el tallo principal dos veces por semana para ayudar a dispersar el polen disponible. Esto contribuirá a las posibilidades de fertilización y aumentará la producción en general.

  10. 10

    Tras el trasplante, los tomates comenzarán a aparecer al cabo de 40 o 50 días. Las tomateras San Marzano suelen ser un poco más tardías que sus competidoras, pero una vez que comienzan a echar fruto, la cosecha será abundante hasta la primera gran helada. Los tomates de entre 3 a 4 pulgadas (7,5 y 10 cm) se desarrollan en pequeños racimos y estarán listos para recolectar cuando adquieran un rojo brillante intenso.

Consejos y advertencias

  • Si se espera que la temperatura suba por encima de los 95º F (35º C), deberías considerar cubrir los tomates con una tela para sombra.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles