Cómo hacer un cultivo hidropónico con semillas de pimiento

Escrito por gertrude elizabeth greene | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un cultivo hidropónico con semillas de pimiento
(Visage/Stockbyte/Getty Images)

La hidroponía es un sistema de cultivo sin tierra cuyo fin es mejorar la productividad y eficacia de la plantación. Cuando se cultivan pimientos de esta forma, se colocan en un sustrato o medio físico que pueda sujetar las raíces de las plantas (por ejemplo, lana de roca) y luego son alimentados con una solución nutritiva. Este método de cultivo tiene la ventaja de producir una mayor cantidad de pimientos de tamaño más grande y también la de proteger la plantas de plagas y enfermedades; pero para poder llevarlo a cabo se requiere algún esfuerzo y cierto aprendizaje.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un sistema hidropónico
  • Semillas de pimiento
  • Cubos de lana de roca
  • Paneles de lana de roca
  • Una fórmula nutritiva

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Guarda las semillas a 75 °F (24 °C) durante dos o tres semanas antes de la siembra. De esa forma aumentarás las probabilidades de que germinen.

  2. 2

    Configura tu sistema de cultivo hidropónico. Éste puede estar constituido por bandejas o cubetas y puede ser de interior o exterior. Asegúrate de que incluya una bomba de aire que proporcione oxígeno al agua. Si tu sistema es de interior, asegúrate de proporcionarle de 8 a 18 horas al día de una luz de alrededor de 5500 luxes. En el exterior, las plantas deben ser cultivadas en sombra parcial.

  3. 3

    Remoja los cubos de lana de roca con agua y pon las semillas en su interior. Mantenlas así hasta que hayan germinado y comiencen a producir sus primeras hojas (en 10 o 12 días). No dejes que la lana de roca se seque.

  4. 4

    Prepara una solución con una fórmula nutritiva (como la Fórmula nutritiva A + B de crecimiento de Dutch) diluida al 50% y riega con ella las plantas. Asegúrate de que la solución tenga un pH entre 5.5 y 6.0 y de que esté a una temperatura de 75 a 77 °F (24 a 25 °C).

  5. 5

    Pasados unos siete días o así (cuando las primeras hojas tengan por lo menos una pulgada de largo), remoja los bloques de lana de roca en una solución de nutrientes sin diluir. Transcurrido este tiempo, trasplanta los pimientos a unos paneles de lana de roca. En este punto, las raíces de las plantas tienen que estar continuamente sumergidas en agua.

  6. 6

    Coloca soportes de alambre (como los que se utilizan para sujetar los tomates) para sostener las plantas de pimiento a medida que crecen. Hacerlo será especialmente importante si estás cultivando pimiento morrón, ya que su fruto es mayor. Comienza a añadir nutrientes al agua dos veces al día o según lo exija el tipo de pimiento de tu cultivo.

  7. 7

    Cuando comiencen a desarrollarse los capullos, cambia a una solución de nutrientes más orientada a la floración (como la Fórmula nutritiva A + B para floración de Dutch). Si lo deseas, puedes pinzar los primeros que aparezcan. De esa forma retrasarás la primera cosecha de pimientos, pero aumentarás el rendimiento de la planta.

  8. 8

    Una vez que las flores hayan aparecido, de vez en cuando agita con cuidado las plantas. Hazlo durante el momento de más calor del día. Al hacerlo, conseguirás que las plantas se polinicen unas a otras, mejorando así los frutos.

  9. 9

    Cosecha los pimientos a medida que vayan madurando.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles