El cultivo de orquídeas a partir de bulbos

Escrito por naomi judd | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
El cultivo de orquídeas a partir de bulbos
En realidad, las orquídeas no se cultivan a partir de bulbos. (Green orchid on white background image by MAXFX from Fotolia.com)

Otras personas están leyendo

Tipos de orquídea

Existen más de 30.000 especies y más de 200.000 híbridos de orquídeas en el mundo. Debido a su imponente apariencia y adaptabilidad, estas codiciadas flores son únicas entre las especies florales. Las orquídeas pueden cultivarse en climas muy diversos, pero la mayoría son originarias de zonas tropicales. Es muy difícil obtenerlas a partir de semillas y lo habitual es propagarlas por división. Hay orquídeas monopodiales (que crecen con un solo tallo vertical) y orquídeas simpodiales (que emiten brotes horizontales desde el rizoma original). Algunas orquídeas simpodiales, como la Cattleya, forman pseudobulbos en los brotes. Realmente, se trata de receptáculos en los que la planta almacena agua y nutrientes para emplearlos en períodos de sequía. En realidad, las orquídeas no se cultivan a partir de bulbos.

Agua y suelo

Aunque hay demasiadas especies de orquídeas como para describir cómo se cultiva cada una de ellas a partir de un rizoma, existen unas pautas generales que los cultivadores suelen seguir durante el proceso. Aunque uno no sepa mucho sobre una especie en particular, puede intentar cultivarla basándose en el aspecto que tiene la planta en sus fases de crecimiento. Por ejemplo, si una vez plantado el rizoma sus brotes desarrollan pseudobulbos, la planta no tendrá que ser regada a menudo y podrá cultivarse en un suelo grueso y aireado. Las plantas de orquídea que no dispongan de pseudobulbos tendrán que ser regadas más a menudo; además, habrá que plantarlas en suelos que retengan mejor la humedad. La mayoría de las orquídeas morirán si se quedan en agua estancada, pero les vendrá bien disfrutar de un ambiente donde el aire esté relativamente húmedo y cálido. Tanto el proceso de crecimiento como las necesidades de la planta madre proporcionarán al cultivador de orquídeas las claves para saber cuáles serán las mejores condiciones para el nuevo rizoma.

Luz y trasplantes

Algunas orquídeas necesitan mucha luz y a otras no les gusta tanto. A la mayoría de las orquídeas que tienen solo unas pocas hojas gruesas y fuertes les gusta disfrutar de 12 horas de luz al día como mínimo. Por el contrario, si sus hojas son lacias y suaves, la variedad será más sensible y solamente necesitará la mitad de luz. Las ventanas orientadas al sur y al este son excelentes para la mayoría de estas plantas, pero, con frecuencia, también será necesario aportarles algo de luz artificial en invierno para mantenerlas sanas. Las especies de orquídea que arraigan en el suelo prefieren las macetas pequeñas y deben ser trasplantadas cuando sea necesario (algunas, una vez al año). Muchas variedades tropicales de se desarrollan en el aire; son las epifitas. Aunque no necesitan estar en macetas, hay que proporcionarles algo para que sirva de soporte a sus raíces (por ejemplo, una piedra, una corteza o musgo esfagno). Muchas personas utilizan trocitos de corteza de abeto para cultivar sus orquídeas epifitas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles