Cura para el linfoma de células de manto

Escrito por brad mchargue | Traducido por florencia prieto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cura para el linfoma de células de manto
El linfoma de células de manto por lo general se presenta en hombres mayores de 50 años. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

El linfoma de células de manto es una forma poco frecuente de linfoma que representa alrededor del 4 por ciento de los linfomas tipo no Hodgkins. Por lo general, ocurre en hombres mayores de 50 años de edad, es agresivo y se puede presentar en cuatro etapas diferentes. En la mayoría de los casos, el diagnóstico se realiza por primera vez cuando la enfermedad se encuentra en la tercera o cuarta etapa. Los tipos de tratamiento son varios, e incluyen quimioterapia, terapia con radiación y terapia con células madre, entre otros.

Otras personas están leyendo

Etapas del linfoma de células de manto

Cada una de las cuatro etapas del linfoma de células de manto depende del lugar donde se encuentre, el número de nódulos linfáticos infectados y de otros órganos que se encuentren infectados. Se considera que el linfoma de las células de manto se encuentra en su primer etapa sólo cuando un único grupo de nódulos linfáticos en un área determinada está afectado. Se considera que la enfermedad está en la segunda etapa cuando dos o más grupos de nódulos linfáticos se encuentran infectados, pero se encuentran por encima o por debajo del diafragma, mientras que en la tercera etapa los nódulos linfáticos afectados se encuentran tanto por encima como por debajo del diafragma. Por último, la cuarta etapa se manifiesta cuando el linfoma se ha esparcido a otros órganos linfáticos.

Quimioterapia e inmunoterapia

El método más popular para el tratamiento del linfoma de célula de manto es la quimioterapia. La forma utilizada depende de la etapa en que se manifiesta el linfoma, así como también la salud y edad del paciente. Debido a la agresividad y a la infrecuencia de esta enfermedad, el nivel de quimioterapia requerido es mucho más fuerte que el normal. Incluso con la quimioterapia, la tasa promedio de supervivencia es de dos años y medio a cuatro años. De acuerdo a LymphomaInfo.net, los tratamientos con inmunoterapia, diseñados para fortalecer el sistema inmunológico, pueden ser el mejor método de tratamiento para el linfoma de células de manto. Una forma efectiva del tratamiento con inmunoterapia es una combinación de rituximab (un anticuerpo monoclonal) con la combinación de quimioterapia CHOP (ciclofosfamida, adriamicina, vincristina y prednisona). Otros tratamientos implican una combinación de rituximab y otras drogas de quimioterapia más agresivas. No obstante, éstas pueden ser increíblemente tóxicas y su uso no está recomendado en pacientes mayores. Muy pocas veces, si el cáncer se ha esparcido al sistema nervioso central, se puede utilizar una forma de tratamiento denominada terapia intrarraquídea, en virtud de la cual las drogas se inyectan directamente en el fluido del canal espinal.

Tratamiento con células madre

Los trasplantes de células madre por lo general se utilizan junto con la radioterapia o quimioterapia de altas dosis. Debido a la potencial ocurrencia de efectos secundarios graves, algunos de estos tratamientos no están recomendados para personas mayores de 50 años de edad. De acuerdo a leukemia-lymphoma.org, una forma de trasplante de células madre, denominada trasplante autólogo de células madre, que implica congelar las células de uno mismo y devolvérselas al cuerpo luego de recibir una terapia intensiva, ha demostrado ser efectiva para la remisión del linfoma de células de manto. Este método de tratamiento también se considera más seguro para los pacientes de mayor edad que gocen de excelente salud.

Inhibidores de proteasas

Los inhibidores de proteasas son un tipo de droga biológica manufacturada a partir de sustancias que se presentan naturalmente en el cuerpo. Inhiben el funcionamiento de las proteínas necesarias para el crecimiento y supervivencia de las células. De acuerdo a CancerHelp UK, se han llevado a cabo estudios para comprobar si bortezomib, un inhibidor común de proteasas, trabaja mejor por sí solo o junto con la quimioterapia CHOP.

Radioterapia

Generalmente utilizada junto con la quimioterapia, la terapia de radiación implica el uso de partículas de energía de alta concentración dirigidas directamente al linfoma. Por lo general, se utiliza en las dos primeras etapas del linfoma de células de manto y es un procedimiento rápido e indoloro. Los potenciales efectos secundarios incluyen la sequedad de la piel en el lugar de tratamiento y la posibilidad de sentir cansancio. Si se utiliza junto con el tratamiento de células madre o el trasplante de médula ósea, o si la terapia con radiación se aplica sobre el cerebro, se puede manifestar el síndrome de somnolencia, caracterizado por sensaciones repentinas y extremas de cansancio. Éste es un efecto secundario a corto plazo y, a la larga, desaparecerá.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles