Cómo curar una ampolla grande

Escrito por contributing writer | Traducido por paula santa cruz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo curar una ampolla grande
Utiliza gasa esterilizada para cubrir las ampollas y evitar que se infecten. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Hay muchas razones por las que aparecen las ampollas, que van desde la sensibilidad de la piel al sol hasta haber caminado todo el día con tacones altos. Las ampollas son separaciones de la piel llenas de líquido, lo que puede hacer que la piel se vuelva roja y dolorosa. El cuidado adecuado es necesario para evitar que la piel se irrite más y brindar comodidad. He aquí los pasos necesarios para curar una ampolla.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Jabón
  • Agua esterilizada
  • Gasa esterilizada
  • Crema con antibióticos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    No explotes la ampolla. Es más fácil de curar cuando la piel está intacta ya que se encogerá naturalmente por sí misma. Pero si la ampolla te impide realizar cosas, puedes optar por romperla. Aún así, cuanto menos irritación le causes, mejor. Déjala seguir su curso, tocarla constantemente puede producir una infección y hacer que se inflame más. La ampolla es una irritación de la piel y lo primero que necesitas es aliviar esta inflamación.

  2. 2

    Limpia la zona con agua y jabón para evitar las infecciones. Una zona limpia es un buen ambiente para la ampolla. Si debes explotarla, asegúrate de manipular la zona con manos e instrumentos limpios. Suponiendo que no tienes una patología médica, como la diabetes, que requeriría una consulta médica, drena el agua de la ampolla punzando suavemente en al base de la misma con una agua esterilizada.

  3. 3

    Protégela. Ejercer presión sobre la zona no sólo produce dolor, sino que también empeora la ampolla. Aplica una crema o ungüento con antibióticos formulado especialmente para curar las ampollas y cúbrelo con un vendaje esterilizado. Usa una cubierta protectora para que no se infecte ni sufra fricciones y de este modo se curará más rápido. Cambia el vendaje cada tanto para mantenerlo fresco y limpio.

  4. 4

    Lávala con agua tibia al fin del día para limpiar y ablandar la ampolla. Esto también promueve la curación ya que la piel blanda es menos dolorosa y menos irritante para la ampolla. La manipulación suave de la misma evita las cicatrices y ayuda a que se cure más rápido. Al crear un ambiente que relaje la piel, se presiona menos la ampolla lo que ayuda a la piel a curarse por sí misma.

  5. 5

    Elimina la gasa. Cuando no te duela más, puedes dejar de cubrirla. La ampolla también debe secarse para poder curarse más rápido. Deja que el aire llegue y circule por la zona. El vendaje la protege cuando todavía duele, pero cuando se seca, es menos probable que se infecte. Se cuidadoso para que no se produzcan cicatrices.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles