Cómo curar la fiebre de cabaña

Escrito por ryn gargulinski
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo curar la fiebre de cabaña

Es invierno. Hace frío. Está oscuro. Y quieres gritar. No porque tengas miedo de la fría oscuridad del invierno, sino porque estás perdiendo la cabeza encerrado durante días. Este encierro ha terminado conociéndose como fiebre de cabaña. La fiebre de cabaña puede afligir incluso a las personas más alegres, así que no te sientas solo en tu locura. Tampoco te sientes y te regocijes en ella. Estos consejos te ayudarán a superar la fiebre de cabaña e incluso a divertirte un poco.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Lámpara de espectro completo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Duerme mucho. Los osos invernan durante meses y no hay nada que te impida imitar ese comportamiento. Para eso está el invierno. Dormir es una buena forma de evasión y también una forma de descansar para estar preparado para la primavera y el verano que te esperan. Si no puedes dormirte en el momento, ayúdate leyendo algún material aburrido, como las páginas financieras del periódico, o consigue algunos CD de meditación que te ayuden a relajarte.

  2. 2

    Date baños largos. Los baños son otra forma de evasión que relajan, matan el tiempo y sencillamente te hacen sentir bien. Haz una profesión de comprar montones de jabón de baño, aceite y otras cosas divertidas que puedas poner en la bañera. Haz una gran compra de productos de baño cada otoño para proveerte para el invierno que llega. Asegúrate de incluir incienso, CD de música clásica y velas aromáticas.

  3. 3

    Consigue una lámpara de espectro completo. Como la luz del sol es escasa, levanta tu ánimo con una luz que lo estimule. Estas cosas obran maravillas y se pueden adquirir en las tiendas de muebles o en Internet.

  4. 4

    Permítete el lujo de tener un hobby. Cuando hayas dormido y te hayas duchado, búscate alguna tarea divertida. Quizás te guste hacer punto pero no hayas tocado las agujas en siglos. Quizás quieras retomar tus habilidades con la pintura. Hasta las empresas menos creativas, como organizar ese armario del que siempre caen cosas sobre tu cabeza, pueden mantenerte ocupado y hacerte sentir productivo.

  5. 5

    Sal afuera de todos modos. Cuando hayas pasado dentro de casa todo el tiempo que puedes soportar, vístete y sal fuera. Intenta escoger un día que no tenga una tormenta terrible y asegúrate de vestirte adecuadamente. Gorro, guantes, botas, abrigo grueso, calzoncillos largos, bufanda: ponte a ello. Llévate la cámara para hacer algunas fotos de invierno; cuando vuelvas luego, podrás pasarte horas haciendo un collage con ellas.

  6. 6

    Sal de la ciudad. Los casos más graves de fiebre de cabaña se beneficiarán mucho de un billete a las Bahamas. Si no puedes permitirte un viaje así, haz unas mini vacaciones a un spa, gimnasio o incluso un centro comercial en donde puedas moverte y revitalizarte.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles