Cómo curar un mortero y una mano nuevos

Escrito por jack burton | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo curar un mortero y una mano nuevos
Usar un mortero y una mano le brinda a los alimentos una mejor sensación táctil que un molinillo de especias. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

El mortero y la mano es lo primero que buscan los cocineros experimentados cuando necesitan moler y mezclar especias y hierbas. La tradición de usar estas herramientas se remonta a los albores de la humanidad, cuando los primeros cocineros golpeaban su comida entre una roca plana (el mortero) y una roca más pequeña (la mano). Los tazones redondeados de la actualidad vienen en una gran variedad de materiales, incluyendo lava, granito y mármol que reemplazan a las rocas originales. Los morteros y manos naturales se deben curar para quitar las áreas ásperas que se desmoronan y se introducen en la comida.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Papel de lija fino y grueso para todo uso
  • Papel periódico
  • Arroz blanco sin cocinar
  • Ajo
  • Azúcar
  • Sal
  • Granos de pimienta

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca el periódico sobre una mesa y úsalo como un espacio de trabajo para recoger las piezas pequeñas que saldrán de la mano y del mortero.

  2. 2

    Frota el interior del tazón y el extremo de moler de la mano suavemente con el papel de lija grueso. Sigue con el papel de lija fino y frota hasta que la mano y el mortero se sientan suaves al tacto.

  3. 3

    Limpia la mano y el mortero con un paño suave.

  4. 4

    Coloca la suficiente cantidad de arroz blanco sin cocinar en el tazón para cubrir la parte inferior. Muele el arroz con la mano hasta formar un polvo. Si permanece blanco, la mano y el mortero están lo suficientemente suaves para usarlos. Si el arroz adopta un color gris, deséchalo y agrega más cantidad para molerlo. Continúa moliendo arroz hasta que obtengas un lote que permanece blanco.

  5. 5

    Limpia la mano y el mortero con agua y jabón y espera a que se sequen.

  6. 6

    Agrega unos dientes de ajo, una cucharadita de sal y de azúcar y algunos granos de pimienta al mortero. Muele hasta formar una pasta homogénea. Frota la pasta contra el interior del tazón y déjala durante 30 a 60 minutos. Lava nuevamente la mano y el mortero. Desde ese momento está listo para el uso común.

Consejos y advertencias

  • Si aplicas demasiada presión con el papel de lija puedes crear zonas huecas y bajadas en la superficie del tazón, lo que puede arruinar su eficacia. Haz pasadas largas y uniformes, con una presión mínima.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles