Cómo curar los rasguños y cortes leves

Escrito por sharon secor | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo curar los rasguños y cortes leves
Una buena cura evitará posibles complicaciones. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

Todo el mundo debería saber cómo actuar ante un corte o un rasguño leve, porque los sencillos pasos que es necesario dar para curarlos pueden prevenir infecciones y evitar que se produzcan situaciones más graves. En la mayoría de los casos, estas pequeñas heridas pueden tratarse de forma efectiva y sin problemas con los elementos más básicos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Agua limpia
  • Jabón suave
  • Peróxido de hidrógeno
  • Pinzas (en algunos casos)
  • Vendajes (en algunos casos)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo tratar los cortes y rasguños leves

  1. 1

    Observa la herida con atención para asegurarte de que efectivamente es leve. Mira también si hay signos de objetos extraños, como tierra, grava o vidrios rotos. Una vez que tengas toda esa información, ya puedes continuar con el paso siguiente.

  2. 2

    Ahora que ya sabes a qué tipo de situación te enfrentas exactamente, ya puedes reunir todos los artículos necesarios para realizar la cura: agua limpia y jabón suave, para lavar la herida; un poco de peróxido de hidrógeno, para usarlo como antiséptico; un antibacteriano, para prevenir la infección; unas pinzas, por si necesitas extraer algo de la herida; y vendajes, por si la herida requiere protección.

  3. 3

    Lava la herida con agua corriente limpia y un jabón suave. Si no dispones de agua corriente, puedes verter agua limpia sobre la herida. Procura utilizar un jabón suave; si únicamente dispones de uno muy perfumado, te escocerá mucho, por lo que probablemente deberás evitarlo. Para enjuagar la herida, será suficiente con agua.

  4. 4

    Vierte peróxido de hidrógeno sobre la herida y deja que haga burbujas sobre la superficie. Una parte importante de su capacidad para evitar la infección está precisamente en la acción de esas burbujas, que ayudan a extraer y eliminar de la zona herida las bacterias y otros posibles agentes infecciosos.

  5. 5

    Si hay algún objeto extraño alojado en la herida (como la grava que puede quedar tras sufrir un rasguño en el patio de recreo), utiliza unas pinzas para extraerlo con cuidado. Será mejor que viertas un poco de peróxido sobre las pinzas antes de usarlas. Una vez que la herida esté libre de restos, límpiala de nuevo con el peróxido.

  6. 6

    La mayoría de los cortes y rasguños leves se curan mejor si están expuestos al aire, ya que así se acelera el proceso de coagulación y la cicatrización. No obstante, hay otras heridas leves que es mejor cubrir por un tiempo. Por ejemplo, un corte producido en la planta del pie se curará mejor si permanece cubierto con un vendaje de gasa ligero durante un tiempo con el fin de mantenerlo limpio. Un rasguño en una zona que va a estar expuesta a sustancias potencialmente dañinas (como suele ser el caso de las heridas leves producidas en el trabajo) también debería ser cubierto para prevenir la infección. La utilización de la gasa es una buena opción, porque permite el flujo de aire al mismo tiempo que ofrece protección al corte o rasguño.

  7. 7

    El último paso no es otro que vigilar el rasguño o corte para asegurarte de que no muestra ningún signo de infección, como enrojecimiento, hinchazón, olor desagradable o aparición de pus. A menudo, una nariz sensible puede detectar un ligero cambio en el olor que indica la posibilidad de una infección. Recuerda que las infecciones pueden llegar a ser muy graves y que es posible que requieran atención médica.

Consejos y advertencias

  • Cuando le estés curando un corte o un rasguño leve a un niño, será mejor que seas honesto con él. Dile que sí, que lavar la herida puede doler y que, efectivamente, el peróxido de hidrógeno puede escocer un poco. De esa forma el niño podrá estar preparado para sufrir esas molestias y podrá mantener la tranquilidad cuando sea necesario. Además, esa honestidad reforzará la idea de que puede confiar en que le vas a decir la verdad, incluso cuando sea incómoda, desagradable o difícil, algo que tendrá un gran valor conforme la relación vaya desarrollándose y cambiando con los años.
  • Asegúrate de que se trata de un corte o rasguño leve. Si reviste mayor gravedad de lo que tú con tu experiencia puedes tratar, busca atención médica profesional.
  • Si la herida se infecta y no responde con rapidez a tus esfuerzos por aliviar la infección, acude a tu médico.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles