Cómo curar el TMJ con ejercicios de mandíbula

Escrito por megan smith | Traducido por contributing writer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo curar el TMJ con ejercicios de mandíbula

El síndrome de la articulación temporomandibular, o TMJ, es un trastorno de la mandíbula que puede afectar al cuello, la espalda, los oídos y la cabeza si no se trata adecuadamente. El TMJ puede afectar también a la respiración, la alimentación y al sueño y puede resultar increíblemente doloroso. El TMJ puede producirse por una ortodoncia o un desplazamiento natural de la dentadura. Los síntomas del TMJ incluyen chasqueo de mandíbula, problemas al abrir y cerrar la boca y dolor y cansancio mandibular.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Consulta con un médico, un quiropráctico o un dentista si persisten los síntomas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca la lengua en el cielo de tu boca, abre la boca todo lo que puedas sin mover la lengua y respira lentamente dos veces hacia dentro y dos hacia afuera. Relaja la boca y repite el ejercicio diez veces.

  2. 2

    A continuación, cierra el puño y colócalo justo bajo tu barbilla. Calcula el peso de tu puño y presiona mientras tratas suavemente de abrir la mandíbula. La energía isométrica debería relajar el hueso de la mandíbula. Intenta evitar que tu mandíbula chasquee al realizar este ejercicio. Aguanta diez segundos. Relaja la mandíbula y repite el ejercicio diez veces.

  3. 3

    Presiona con tu puño la parte izquierda de la mandíbula justo bajo la articulación y mantén una presión continua. La energía isométrica debería relajar los músculos de la mandíbula. Aguanta diez segundos. Relaja la mandíbula y repite el ejercicio diez veces. A continuación, repite todo el proceso con la otra parte de la mandíbula.

  4. 4

    Presiona contra tu mandíbula con un dedo a cada lado. Aplica presión en ambos lados por igual. Abre la mandíbula muy lentamente y no permitas que chasquee. Si chasquea, relájala y comienza de nuevo, abriendo la mandíbula más lentamente incluso. La presión sobre cada lado debería permitir a tu mandíbula abrirse y cerrarse de forma alineada.

  5. 5

    Cuando tengas la mandíbula relajada y alineada, con la mandíbula y la boca flojas, sujeta tu barbilla entre los dedos pulgar e índice. Con mucho cuidado y sin ejercer presión, agita tu barbilla hacia adelante y hacia atrás para permitir que tu mandíbula se relaje y luego suéltala. No realices este ejercicio si experimentas dolor. Continúa hasta que notes la mandíbula suelta, alineada y relajada. Repite estos ejercicios una vez al día o más a menudo si fuese necesario para alinear tu mandíbula. Con un poco de práctica y alineación, al final tu mandíbula memorizará las posturas de relajación y las adoptará automáticamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles