Cómo curar tus propias pieles de oveja

Escrito por tracy morris | Traducido por martín emiliano vergé
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo curar tus propias pieles de oveja
Cómo curar tus propias pieles de oveja. (NA/AbleStock.com/Getty Images)

Las pieles ovinas curtidas tienen muchas aplicaciones, desde alfombras hasta objetos artesanales. Pero antes de curtir las pieles, primero deben ser curadas. Curar una piel puede evitar la deterioración, la descomposición y la pérdida de pelo, lo cual puede conllevar a parches calvos en el producto. Curar una piel también puede descomponer proteínas globulares lo cual ayuda a que esta absorba los agentes de curtido durante el proceso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Extiende la piel en una superficie plana, con el pelo hacia abajo, para dejar que se seque naturalmente.

  2. 2

    Esparce sal fresca y limpia sobre la piel una vez que se haya secado. Utiliza 1 libra (453,5 g) de sal por cada libra (453,5 g) de piel.

  3. 3

    Frota la sal en todos los bordes cortados de la piel así como también en el cuello, las piernas y en cualquier arruga.

  4. 4

    Vuelve a salar la piel luego de que la aplicación inicial de sal se sature con humedad. Esto sucederá típicamente luego de dos a tres días. La piel debería quedar completamente seca en 14 días.

Consejos y advertencias

  • Para curar varias pieles al mismo tiempo, apila una segunda piel, con el pelo hacia abajo, por encima de tu primer piel salada. Aplica cada una de esta forma. Inclina la pila para que el líquido de las piles se drene en vez de humedecer aquella en la parte inferior.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles