¿Pueden curarse la gastritis y el reflujo gastroesofágico siguiendo una dieta adecuada?

Escrito por jerry shaw | Traducido por mila guevarian
¿Pueden curarse la gastritis y el reflujo gastroesofágico siguiendo una dieta adecuada?

Las verduras alivian los síntomas de la gastritis y el reflujo ácido.

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Los síntomas de la gastritis y del reflujo ácido pueden aliviarse con una dieta adecuada que incluya alimentos ricos en fibra y bajos en grasas. Si se sigue de forma constante, se conseguirá una protección a largo plazo que evitará las recaídas. Al evitar algunos de los alimentos que agravan ambas dolencias se reducirán o evitarán los problemas. La persona que padece gastritis experimenta un reflujo ácido (sensación dolorosa o de ardor en la parte suprior del pecho y en la garganta) e indigestión, que puede provocar a su vez reflujo ácido. Los antiácidos, o medicamentos para reducir la acidez, alivian o evitan la aparición de los síntomas de la gastritis y del reflujo ácido.

Otras personas están leyendo

Inflamación

La gastritis, o inflamación de la mucosa que reviste el estómago, puede sobrevenir por una infección causada por una bacteria, la Helicobacter pylori, que también provoca úlceras de estómago. Otros síntomas de esta infección son: dolor abdominal, hipo, pérdida del apetito, náuseas y vómitos. Debes tener en cuenta que el café, las bebidas carbonatadas, el alcohol y los cigarrillos pueden agravar la enfermedad. Estas mismas sustancias irritantes provocan también un empeoramiento cuando se padece reflujo ácido. Evitando los alimentos muy grasos y siguiendo una dieta rica en fibra, en la que se incluyan cereales integrales, frutas y verduras, conseguirás aliviar los síntomas de la gastritis.

Ácidos estomacales

Se dice que un paciente sufre reflujo ácido cuando los ácidos de su estómago suben hasta el esófago. La causa puede ser la ingesta de comidas pesadas o alimentos muy grasos que retrasan el vaciado gástrico. El estómago segrega más ácidos durante la digestión, momento en el que es más probable que se produzca esta dolencia. Un músculo esofágico debilitado también puede dar lugar al reflujo ácido. El músculo normalmente se abre cuando el alimento entra en el estómago y luego se contrae. Pero si está debilitado, no se cerrará herméticamente y permitirá que los ácidos estomacales se dirijan hacia arriba. El café, las bebidas carbonatadas, el alcohol, los alimentos grasos o fritos, los productos a base de tomate, el chocolate y las frutas cítricas pueden desencadenar los síntomas.

Dieta baja en grasa

Comer alimentos bajos en grasas evita tanto la acumulación de los ácidos del estómago como la indigestión, reduciéndose así los síntomas de gastritis y reflujo ácido. Ten en cuenta que, tal y como se informa desde el Centro médico de la Universidad de Maryland, las proteínas, que colaboran en la construcción y reparación del tejido muscular, te ayudarán a fortalecer los músculos del esfínter esofágico bajo. Recuerda que la carne magra, el pollo sin piel, el pescado y los productos lácteos descremados o semidescremados son altamente proteínicos.

Dieta rica en fibra

Las frutas y verduras ricas en fibra son muy adecuadas para una dieta que intente aliviar los síntomas de la gastritis y el reflujo ácido. No obstante, los cítricos y los tomates tienen un contenido ácido que podría agravar el reflujo ácido. Las manzanas, el apio, los arándanos, las cebollas, el ajo y el té contienen flavonoides, sustancias que evitan el crecimiento de las bacterias que causan la gastritis. Pero también debes tener en cuenta que tanto las cebollas, como el ajo y los tés con cafeína pueden desencadenar los síntomas del reflujo ácido. Los cereales integrales, como el arroz o los contenidos, por ejemplo, en el pan, los cereales del desayuno, las pastas o la harina de avena, colaboran en la digestión protegiéndote contra los síntomas de la gastritis y el reflujo ácido, ya que son capaces de absorber el exceso de ácidos del estomago.

Desencadenantes

Dado que las personas responden de forma diferente a los mismos alimentos, probablemente tú tendrás tus desencadenantes específicos. El Centro de salud McKinley de la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign aconseja llevar un diario de la alimentación que se sigue durante una semana. Anota en él los alimentos que comas y los síntomas que experimentes después, con el fin de hallar tus factores desencadenantes. Es posible tratar la gastritis y el reflujo con una dieta y una medicación adecuadas. Consulta a tu médico para recibir asesoramiento sobre la dieta y los medicamentos que mejor se ajusten a tu estado de salud particular.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media