Curas para el cáncer en la sangre

Escrito por william jackson | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Curas para el cáncer en la sangre
Existen varios tipos de cáncer de la sangre.

El cáncer de sangre viene en varias formas, por lo general como linfoma, el mieloma múltiple y la leucemia. Estos cánceres se desarrollan en los tejidos linfáticos del cuerpo o en la propia médula ósea, los que afecta a la forma en que produces la sangre y, en consecuencia, en que tan bien tu sistema circulatorio ofrece inmunidad muy necesario para otras enfermedades. Existen una serie de "curas", aunque hasta la fecha no hay cura que haya sido descubierta. Las curas potenciales incluyen quimioterapia, radioterapia, trasplante de médula ósea y una combinación de recursos suplementarios y dietéticos a base de hierbas.

Otras personas están leyendo

Quimioterapia

Hay varios tipos de quimioterapia, y cada una ha trabajado para algunas personas como una cura real, incluso para algunas de ellas con cáncer de la sangre avanzado. La quimioterapia sistémica implica la inyección de drogas en la propia sangre o ingeridas por la boca para dispersarse a través del cuerpo del paciente para combatir el cáncer que se ha diseminado (metástasis) más allá del órgano en el que comenzó. La quimioterapia regional implica la inyección de drogas en una arteria específica que conduce al órgano en el que el tumor crece.

La quimioterapia funciona muchas, pero no todas, las veces. De cualquier manera, puede conducir a la pérdida del cabello, llagas en la boca, fatiga, náuseas, vómitos, moretones fáciles y una mayor probabilidad de infecciones.

Los nuevos medicamentos de quimioterapia se introducen con frecuencia para tratar el mieloma múltiple, linfoma y leucemia, así que es mejor consultar con tu médico acerca de lo que podría ser mejor para ti.

Terapia de radiación

Como el nombre lo sugiere, la terapia de radiación usa radiación dirigida a la localización del cáncer. La esperanza es que la radiación destruya las células cancerosas en el cuerpo del paciente, mientras que las células sanas cercanas, que pueden ser afectados, puedan repararse a sí mismas. Cuando el cáncer es muy avanzado, la radioterapia puede, al menos, aliviar el dolor y retrasar el crecimiento del cáncer.

Cuando el tumor se encuentra en el hueso, como en las formas de cáncer de la sangre, ya que las células de médula ósea son a su vez las células de sangre, la radioterapia puede ser una opción muy viable. Con la leucemia, en particular, la radiación se utiliza a menudo en combinación con la quimioterapia para prevenir que el cáncer penetre en el cerebro.

Trasplante de médula ósea

Si el cáncer se encuentra en la médula ósea, es posible que desees considerar un trasplante de médula ósea. Este procedimiento implica la destrucción de las células de la médula ósea en la zona afectada, a continuación, sustituir con células de médula ósea sanas. La destrucción de las células se lleva a cabo normalmente a través de la radiación o la quimioterapia. Antes de que comience el procedimiento, las células sanas se toman de la sangre o médula ósea sana y son estas células las que se utilizan para sustituir las células de médula ósea muertas. Aunque el trasplante potencialmente puede curar al paciente, el procedimiento también conlleva algunos riesgos de peso, incluyendo infección, sangrado severo, espasmos musculares, entumecimiento, erupción, el desarrollo de cánceres secundarios e incluso la muerte.

Remedios de suplementos dietéticos y herbales

Considera el uso de la hierba Ban Zhi Lian, o casquete de púas, que se ha utilizado durante siglos en China para liberar el cuerpo de toxinas, aliviar el dolor y detener el sangrado. También se ha empleado como un tratamiento para el cáncer, la apendicitis, la hepatitis y condiciones en la sangre. Específicamente, el Ban Zhi Lian, ataca a los vasos sanguíneos de los tumores, se emplea para combatir el cáncer de recto, cáncer de colon y leucemia. El Ban Zhi Lian está disponible en mayoría de las tiendas de productos a base de hierbas o naturales. Usa según las instrucciones y consulta con un médico.

También puedes cambiar su dieta. Los ácidos grasos omega 3 han demostrado inhibir todo tipo de cáncer. Ayudan a reducir la inflamación en todo el cuerpo y por lo general son conocidos no sólo por su capacidad de inhibición del cáncer, sino también por sus cualidades preventivas de esta enfermedad. Una de las mejores fuentes de ácidos grasos omega 3 es el aceite de linaza. Otras fuentes son las nueces, salmón, soya, mero, camarones, tofu, pargo, vieiras y calabaza de invierno.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles