Estilo

Curas naturales para el mal olor de los pies

Escrito por axl j. amistaadt | Traducido por irene cudich
Curas naturales para el mal olor de los pies

Si tienes olor en los pies, hay muchas curas naturales para evitarlo.

Transpiras. No te ofendas, porque es saludable y perfectamente natural, y todo el mundo transpira. Para muchas personas, transpirar no es gran cosa. Pero es un gran problema para quienes tienen pies olorosos. Afortunadamente existen muchas curas naturales para el mal olor de tus pies a tu disposición, y ninguna de ellas requiere que visites al pedicuro.

Otras personas están leyendo

Por qué los pies tienen mal olor

La transpiración natural y sana no produce mal olor. El sudor no es más que simplemente agua y sal. La transpiración de la mayor parte de nuestro cuerpo puede salir y evaporarse en el aire, por lo cual ni siquiera lo advertimos. Pero ya que nuestros pies pasan mucho tiempo confinados dentro de medias y zapatos, las temperaturas dentro de ellos pueden llegar a los 100 grados F (37º 7 C). Como resultado de ello, tus pies comienzan a transpirar profusamente y el sudor no tiene dónde ir. Tus medias y tus zapatos brindan un entorno hospitalario para que las bacterias vivan naturalmente en la piel sana de los pies y en los zoquetes y los zapatos, por lo que se reproducen rápidamente. Y tus sudorosos pies les garantizan un buen caldo de cultivo. Entonces, la transpiración de los pies nunca se desecha porque las bacterias se alimentan de ella. Lo que sucede luego es que tú y todos los que te rodean huelen. Las bacterias comienzan a dejar sus heces y la cosa se pone hedionda. Cuanto más comen y dejan sus heces, más olor tienen tus pies.

Control natural del mal olor en los pies

Si bien el mal olor de tus pies puede ser tan fuerte que pienses que tal vez no haya esperanzas para ti, tranquilízate. Tu condición generalmente puede aliviarse con unas pocas curas para el mal olor de los pies. Las prácticas de higiene que utilizan el sentido común también te ayudarán mucho. Rocía una o dos cucharaditas de bicarbonato de sodio o maicena en cada zapato y agítalo dentro de ellos para desodorizarlos. O bien mezcla partes iguales de bicarbonato de sodio con hojas secas de salvia y guárdalo en un tarro con tapa hermetica. Rocía el desodorante fragante en tus zapatos cuando te los quitas al final del día. Déjalo en tus zapatos durante toda la noche y cuando los uses al día siguiente. Retira la mezcla bicarbonato-salvia por la noche, y reemplazala por un desodorante fresco. El agua común puede ser tu mejor amiga, especialmente en los calurosos meses de verano. Reduce el flujo sanguíneo y la excesiva transpiración de tus pies sumergiéndolos en agua caliente durante 10 minutos, luego en agua fría y en un baño de hielo. Si tienes, agrega 2 cucharaditas de jugo de limón al agua fría y al baño de hielo. Seca tus pies con golpecitos con una toalla suave y aplícales alcohol inmediatamente. Prueba con este tratamiento de frío dos veces al día. Si frotas tus pies puedes dañar tu piel, especialmente cuando están suaves y húmedos. Muchas personas creen que el ácido tánico en forma de té posee propiedades astringentes capaces de reducir la transpiración de los pies. Hazte un baño calmante para tus pies preparando el té con seis saquitos pequeños en un cuarto (965 ml) de agua hirviendo y enfríalo a temperatura ambiente. Retira los saquitos y vierte el té en una fuente grande. Agrega otro cuarto de agua y cubos de hielo. Sumerge los pies en el té helado durante 20 a 30 minutos. Seca tus pies con golpecitos con una toalla suave. Haz un puré con un trozo de raíz de jengibre de 2 pulgadas (5 cm) y remójalo en una taza de agua caliente durante 15 minutos. Cuélalo a través de un filtro de café y desecha la materia sólida. Hazte masajes en los pies con el líquido de jengibre todas las noches después de ducharte durante dos semanas. Mezcla 1 taza de vinagre con un galón (3,875 l) de agua tibia en una fuente grande y sumerge tus pies de 10 a 15 minutos varias veces a la semana. También puedes crear un baño desodorizante para pies, refrescante y relajador disolviendo de 2 a 4 cucharaditas de bicarbonato de sodio en una fuente grande de agua tibia. Sumerge tus pies en el baño de 20 a 30 minutos todas las noches durante un mes. La piel seca, muerta o con callos absorbe humedad y permanece mojada durante horas, alentando un feliz entorno para las bacterias que producen el mal olor. Puedes utilizar una simple piedra pómez para remover callos y piel muerta de tus pies, que tendrá mucho que ver en tu batalla por combatir el mal olor de tus pies. Luego aplica una fresca y humectante capa de gel de aloe vera.

Prevenir el mal olor de los pies

Las buenas prácticas de higiene de los pies pueden ayudar a mantener una mínima producción bacteriana. Cámbiate las medias por lo menos una vez al día. Lava tus pies por lo menos una vez al día con un lavaje de pies, además de tu ducha corporal. Rocía un poco de maicena en tus zoquetes antes de colocártelos para ayudar a combatir el exceso de humedad. Lava tus medias en agua muy caliente con un buen jabón para ropa. No uses blanqueador porque puede irritar tu piel. Usa zapatos fabricados con materiales porosos, como el cuero, que permite un libre flujo del aire hacia dentro y hacia fuera del zapato. Si tiene un revestimiento plástico, quítaselo, pues reduce drásticamente el flujo de aire.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media