Salud

Curas naturales para los pies adormecidos

Escrito por juniper russo | Traducido por adriana de marco
Curas naturales para los pies adormecidos

pies image by Pablo Jeffs from Fotolia.com

Sentir adormecimiento, hormigueo o flojedad en las extremidades generalmente se debe a la mala circulación. La mala circulación de los pies normalmente hace que sientas un hormigueo, debilidad, insensibilidad o que los sientas "dormidos". Afortunadamente, estos síntomas comunes se pueden tratar fácilmente y de forma segura con medicamentos naturales, incluyendo hierbas, vitaminas y tratamientos caseros.

Otras personas están leyendo

Vitaminas B

Las vitaminas B son una clase de nutrientes esenciales para la función apropiada del sistema nervioso central y del cardiovascular. Por esta razón, se usan para restaurar la circulación y reducir la sensación de adormecimiento y hormigueo con frecuencia las vitaminas B individuales y los complejos B. Debido a que son solubles en el agua, el cuerpo se puede deshacer de lo que no necesita y son pocos los riesgos a los que te expones ingiriéndolas. La niacina o la B-3, es especialmente útil para restaurar la circulación de las manos y de los pies dilatando los vasos sanguíneos. La cianobalamina o B-12, es muy importante para mantener una circulación sana, como su prima química, el folato (también conocido como B9 o ácido fólico). Busca los complejos vitamínicos B que contengan altas dosis de estos tres nutrientes.

Apoyo de hierbas

Tradicionalmente los herbalistas han recomendado con frecuencia bayas de espino como un tratamiento natural para la mala circulación o para el adormecimiento. Son generalmente usadas para tratar la hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares y parece que baja la presión y mejora la función circulatoria. Pueden ayudar con el refuerzo y dilatación de las arterias. El gingko biloba, comúnmente conocido por su habilidad para enriquecer la memoria, mejorando la circulación del cerebro, es otra de las hierbas medicinales que se usa para el adormecimiento persistente. Puede mejorar la función de los vasos sanguíneos en el cuello y la espalda, así como también mejorar la función de los vasos que le dan sangre y oxígeno a los pies.

Comidas y especias

La gente a la que le gustan los sabores fuertes y picantes, puede ser que tengan menos problemas con la mala circulación. Al ajo se lo considera como una súper comida por su aparente habilidad para bajar el colesterol, combatir la baja presión y mejorar la función del corazón. Además puede derrotar al adormecimiento en los pies optimizando la salud del sistema circulatorio. La pimienta de cayena, y posiblemente los otros tipos de pimienta, también es conocida por su habilidad para dilatar los vasos sanguíneos y mejorar la circulación de las extremidades. Otra especia picante es el jengibre, que también se usa para mejorar las salud del corazón y la circulación de todo el cuerpo. Para la gente que no disfruta de los sabores fuertes estas especies las pueden conseguir en forma de cápsulas.

Tratamiento de calor

Los pies adormecidos se pueden tratar fácilmente dándose baños con agua caliente o colocándose almohadillas calientes. Los vasos sanguíneos se dilatan cuando se las expone al calor, así que la exposición al calor puede ayudar al flujo de sangre de tu cuerpo. Esta es una técnica a corto plazo para aliviar los síntomas agudos y que también es viable a largo plazo como una medida terapéutica. Para tener mejores resultados, los pies se deben sumergir en agua bien caliente por lo menos por 20 minutos diariamente. El agua debe estar tan caliente como la puedas soportar, pero obviamente, no tan caliente como para quemarte. Los aceites para terapias aromáticas, las sales epsom o las sales del Mar Muerto pueden también mejorar los resultados de este método.

Ejercicio

Ningún plan de tratamiento casero está completo sin un protocolo de ejercicios. Casi todas las condiciones crónicas se pueden mejorar con ejercicios diarios suaves o moderados. Un estilo de vida sedentario contribuye a los males como la mala circulación, el adormecimiento y otras condiciones más serias como las enfermedades del corazón. El mejoramiento de la circulación es una buena razón para los ejercicios diarios frecuentes. El flujo de sangre aumenta en todas las partes del cuerpo durante el ejercicio, incluyendo las manos y los pies. Sin una estimulación regular, el sistema circulatorio puede comenzar a fallar en el bombeo adecuado de la cantidad de sangre que envía a los pies, lo que a su vez producirá adormecimiento y hormigueo. Hasta los ejercicios suaves, como una caminata diaria de 15 minutos, puede mejorar los síntomas del problema.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media