¿Cómo se puede dañar un embrague?

Escrito por richard rowe | Traducido por jaime alvarez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo se puede dañar un embrague?
El material del embrague eventualmente se gastará, pero tratándolo con cuidado le ayudará a prolongar su vida útil. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

El fallo del disco del embrague es uno de los peligros inevitables a los que te enfrentas al confiar a un ser humano hacer un trabajo generalmente designado a las máquinas. Pero incluso si eres perfectamente gentil con el embrague, de todos modos se va a desgastar con el tiempo. Consuélate a ti mismo con el hecho de que es un pequeño precio a pagar por conducir tu automóvil sin computadoras niñeras pensando por ti.

Otras personas están leyendo

Desgaste y ruptura normales

Como las zapatas del freno, todos los embragues se desgastan con el tiempo. Incluso si deslizas el embrague lo menos posible, no es probable que el disco de fricción dure la vida útil del motor o de la transmisión sin la necesidad de sustituirlo en algún momento. Los resortes de la placa de presión que sujetan el disco del embrague en el volante eventualmente se debilitarán y provocarán el deslizamiento del embrague, y es probable que puedas contar con un rodamiento de desembrague o falla en el cilindro del embrague en algún momento.

Sobrecalentamiento del embrague

El material del embrague es como el material de las pastillas de freno en más de un sentido, la principal de las cuales es que incluso un evento sobrecalentamiento puede glasear permanente la superficie del material. Después, el disco del embrague pierde su capacidad de agarre del volante y desarrolla una tendencia a deslizarse. El fracaso es progresivo a partir de ahí; cada vez que el embrague se desliza, se pone un poco peor, hasta que deja de funcionar en absoluto. Puede ser que seas capaz de posponer fallo del embrague durante un tiempo después de un sobrecalentamiento severo, pero nunca será el mismo hasta que reemplaces el disco.

Agua en el embrague

Un embrague húmedo no necesariamente está en ruinas, siempre y cuando le des tiempo para secarse, pero puede estarlo si conduces el automóvil antes de que lo haga. El agua penetra en el material del embrague, que a su vez es algo así como un corcho impregnado con resina. Una vez que se moja, el embrague pierde parte de su capacidad de agarre del volante y comienza a deslizarse, generando calor y convirtiendo el agua impregnada en vapor. El vapor se expande en los poros del material de fricción, rasgando literalmente el material en tiras desde el interior como un huevo en un microondas.

Aceite en el embrague

Este es un fallo bastante común para los motores y transmisiones viejos, y se produce como resultado de una falla en el sellado trasero principal del motor o en la parte delantera de la transmisión. El aceite caliente tiene poco más de viscosidad que el agua, lo que significa que penetra en el disco del embrague como el agua. Pero a diferencia del agua, el aceite en el embrague no se seca después de un rato -se quedará allí durante años, esperando a que intentes enviar energía a través del embrague y a la transmisión. Una vez que lo hagas, el embrague se desliza, se sobrecalienta y se quema.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles