Cómo dar un buen masaje en una silla

Escrito por contributing writer | Traducido por francisco roca
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo dar un buen masaje en una silla
Los masajes ayudan a que las personas se sientan mejor. (Keith Brofsky/Photodisc/Getty Images)

Los masajes no sólo se limitan a los tratamientos de cuerpo completo en un spa, sino que también puedes darle a alguien un buen y sencillo masaje en una silla. Los masajes aflojan los músculos y ayudan a aliviar los nudos dolorosos. También pueden ayudar a que la persona que los recibe se sienta rejuvenecida y relajada. A continuación te mostraremos algunos pasos sencillos para que cualquiera, con o sin experiencia en reflexología, pueda dar un buen masaje de silla.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una silla
  • Aceite para el cuerpo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo dar un buen masaje de silla

  1. 1

    Concéntrate en las áreas en las que puedas dar el masaje. Cuando alguien se sienta en una silla es casi imposible darle un masaje en la espalda baja. El área limitada con la que puedes trabajar no es un obstáculo, sino que lo que realmente hace es permitir que te puedas enfocar en aquellas áreas que un masaje de cuerpo completo podría descuidar. Darle un masaje a una persona sentada te puede dar más acceso a la zona de la clavícula, el deltoides y la nuca. Pensar en enfocarte en áreas específicas facilita dar el masaje.

  2. 2

    Usa el aceite. Es más fácil realizar el masaje cuando usas el aceite, no sólo para ti sino también para la persona a la que lo recibe. El aceite permite que el cuerpo se lubrique e hidrate permitiendo que el que realiza el masaje se deslice sobre la piel con facilidad y causando menos dolor.

  3. 3

    Realiza masajes en la nuca, la base del cuello y los hombros. Estas áreas necesitan de una buena cantidad de atención y presión porque allí es donde tienden a formarse un montón de nudos. Toca la piel variando la presión, ya que estas zonas tienden a ser sensible y una presión fuerte puede sobresaltar a la persona que está recibiendo el masaje o incluso causarle dolor. El pulgar puede crear una buena cantidad de presión que se puede controlar, así que cuando estés atravesando la zona del cuello utiliza el pulgar para añadir más presión, mientras con los otros dedos haces menos presión, para dar una sensación de equilibrio.

  4. 4

    Para la espalda superior hasta los omóplatos, usa la eminencia tenar (el grupo de músculos que están debajo del pulgar) para aplicar presión con un movimiento circular. La espalda tiene grandes grupos musculares, lo que hace que sea más fácil hacer movimientos circulares con las palmas de tus manos. Presiona y golpea suavemente con el brazo empuñado en la zona de la espalda para aflojar los músculos.

  5. 5

    El estiramiento es una excelente forma de dar masajes a las extremidades. Haz movimientos circulares alrededor del brazo y estíralo suavemente comenzando desde los hombros hasta llegar a los dedos. Sujeta el brazo, estíralo hacia ti y apriétalo con fuerza pero con delicadeza. No te olvides de las manos y de los dedos. Sosteniendo la muñeca gira suavemente sus manos hacia la derecha y repite el procedimiento en sentido contrario. Haz esto en ambas manos. Estira los dedos uno a uno y ábrele y ciérrale las manos para estimular los músculos de la zona y mejorar la circulación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles